Dispara a un vecino de Somiedo de 55 años por rencillas

La Guardia Civil busca al autor de la agresión, ya identificado. La víctima, un ganadero de Gúa, fue atendida en el HUCA de una herida en la mano

L. MAYORDOMO GIJÓN.

Un ganadero de Somiedo de 55 años, José Manuel O. G., permanece ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias, donde en la noche del sábado fue intervenido, después de recibir un disparo en una mano. El presunto autor de la agresión es un vecino con el que, al parecer, mantenía antiguas rencillas. Según explicaron fuentes de la Guardia Civil, los dos hombres habrían mantenido ayer una discusión por alguna cuestión relacionada con el ganado o por un problema de lindes que fue subiendo de tono y acabó llegando a mayores.

En un momento dado, el vecino de José Manuel O. G. cogió un arma de fuego y, apuntándole, prometió acabar con su vida. Aún no ha sido detenido aunque el hecho de que ya esté plenamente identificado hace que la Benemérita confíe en dar pronto con su paradero. Según pudo saber este periódico, hace varios años había sido denunciado por tenencia ilícita de armas.

Ambos, agresor y víctima, residen en la pequeña localidad de Gúa, situada a escasos dos kilómetros de la capital somedana. Y era conocida por los vecinos de la zona la mala relación existente entre ambos así como el carácter «problemático» del supuesto agresor.

Los hechos ocurrieron a media tarde de ayer. El primer aviso por el que la Guardia Civil tuvo conocimiento de lo sucedido se produjo a las 18.25 horas. En un primer momento, José Manuel O. G. fue atendido en el centro de salud de Pola de Somiedo, pero, ante la gravedad de la herida que presentaba en la mano, fue derivado al HUCA, en Oviedo, donde anoche estaba previsto que le sometieran a una intervención quirúrgica.

Regentó un bar

José Manuel O. G. es muy conocido en Somiedo. En la capital del concejo regentó durante años el bar restaurante Urogallo, que ahora tiene alquilado y ha cambiado su nombre por el de bar Somiedo. Tras separarse de su mujer, dejó el negocio y se centró en la ganadería que posee en el pueblo de Gúa. Se trata de una explotación de buen tamaño en la que tiene empleadas a varias personas y que cuenta con reses que han merecido premios en distintos certámenes ganaderos.

Fotos

Vídeos