«La duplicidad del grado no era buena», dice el decano de Turismo de Gijón

Edificio de Olloniego en el que se ubica desde este año la Facultad de Turismo de Oviedo. / P. LORENZANA
Edificio de Olloniego en el que se ubica desde este año la Facultad de Turismo de Oviedo. / P. LORENZANA

La Facultad Jovellanos asumirá a los estudiantes de primer curso inscritos en el centro de Oviedo, que se replanteará su oferta académica

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos de Gijón será la única en la que, a partir de septiembre, se pueda estudiar en el Principado el primer curso del grado de Turismo. Asumirá así tanto a los nuevos alumnos que eligieron las instalaciones de la Universidad Laboral como primera opción como a los que ya se habían preinscrito en la Facultad de Turismo de Oviedo. El centro adscrito a la Universidad de Oviedo, ubicado en Olloniego, comunicó a principios de este mes a la quincena de alumnos que habían presentado solicitud de admisión que no iba a impartir el primer curso de estos estudios y que los derivaba a la facultad gijonesa.

«Es una decisión consensuada que aplaudimos», explicó ayer el decano de la Facultad Jovellanos, Leví Pérez. De hecho, fue en varias reuniones mantenidas por los responsables de ambos centros y de la Universidad de Oviedo a lo largo del mes de julio cuando se planteó esta posibilidad. Una opción, la de la absorción, que Pérez llevó en junio al seno del Consejo de Gobierno de la institución académica. Defendía entonces, y sigue haciéndolo ahora, que «la duplicidad no era buena para nadie» y que el volumen de primeras matrículas que se producen cada año era perfectamente asumible por la facultad Jovellanos. Hasta el momento se han recibido en Gijón unas cincuenta solicitudes para el próximo curso -el que se inicia el 12 de septiembre-, aunque la matriculación aún no está cerrada y el hecho de que estos sean unos estudios sin límite de admisión favorece que la cifra aumente cuando se acerca el final del plazo.

Fuentes de la Facultad de Turismo de Oviedo subrayaron por su parte que la decisión de no impartir el primer curso se adopta «por un año» y que es «revisable». Ese año es el plazo que se dan unos y otros para ponerse a trabajar en la revisión del plan de estudios de Turismo. Porque si en algo coinciden es en que se ha estancado, mientras el mercado ha ido evolucionando por otros derroteros. De ahí la importancia de «racionalizar la oferta académica». Algo que, señaló Leví Pérez, los dos centros llevarán a cabo «de forma conjunta y coordinada».

«Renovarse o morir»

Lo que también va a hacer la Facultad de Turismo de Oviedo durante este año en que los estudios de Turismo estarán en «stand by» es replantearse su orientación. «Estamos celebrando el cincuenta aniversario del centro y es el momento de renovarse o morir», reflexiona una portavoz de la facultad ovetense que subraya que las nuevas instalaciones que el centro adscrito comparte con la Escuela de Hostelería en Olloniego «nos abren un abanico de posibilidades». «Hay que ver de qué manera nos podemos diferenciar», añadió. Por lo demás, se garantiza la enseñanza en el resto de cursos de Turismo así como en los ciclos formativos.

Donde también habrá cambios inminentes será en la dirección del centro. Quien ha estado al frente de la facultad ovetense desde 2003, Covadonga Vigil, se despedirá del centro mañana para iniciar una nueva etapa profesional fuera de Asturias. Aún se desconoce quién la relevará.

Fotos

Vídeos