Educación descarta prohibir los móviles en los centros al ser «una herramienta de trabajo»

Directores de Secundaria escuchan con atención los ejes del plan de mejora de la convivencia. / DANIEL MORA
Directores de Secundaria escuchan con atención los ejes del plan de mejora de la convivencia. / DANIEL MORA

El consejero asegura que «solo en cinco de las 109 denuncias presentadas por acoso el curso pasado había indicios» de que fueran reales

ELENA RODRÍGUEZ OVIEDO.

832 alumnos de Secundaria sufren acoso severo a través de las redes sociales, un 3,25% del total, según revela la encuesta Ciberastur. En los casos muy graves de hostigamiento, el cyberbullying gana a la agresión física, verbal o la exclusión. Ante este dato, surge una pregunta: ¿hay que prohibir los móviles en los centros, como en Francia?

La opinión del consejero de Educación, Genaro Alonso, es que no. «Prohibir por prohibir no lo veo, porque es una herramienta de trabajo en muchas asignaturas. Otra cosa es que cada centro determine en qué circunstancias se puede utilizar y cómo». Éste es su criterio no solo para Secundaria, Bachillerato y FP, sino también para Primaria. «Entiendo que en esta etapa haya que analizarlo con más detalle, pero no olvidemos que ya hay muchos centros que no utilizan los libros de texto».

Alonso hizo estas declaraciones antes de presentar a los directores de Primaria y, después, de Secundaria, el borrador del Plan Estratégico para la Mejora de la Convivencia y la Participación en los centros educativos. «El fin es que en sus documentos institucionales incluyan medidas concretas para mejorar la convivencia». No en vano, cada centro dispondrá del informe individual de la encuesta Ciberastur para empezar a actuar.

Porque datos, dijo, hay: los de este trabajo, de la Universidad Internacional de La Rioja, y los extraídos de las pruebas de diagnóstico y del informe del Consejo Escolar. Ahora falta actualizar el decreto de derechos y deberes del alumnado, de 2007 y «que se ha quedado obsoleto», para adecuarlo a la Ley de Autoridad del Profesorado de 2013, aún por desarrollar. Y es que «al conceder rango de autoridad a los docentes, cualquier agresión tiene consecuencias mayores». Éste será uno de los ejes del plan, en el que la visión del Instituto Asturiano de Atención a la Infancia permitirá crear comisiones técnicas para estudiar la convivencia. Se establecerán redes de colaboración entre centros educativos para conocer buenas prácticas, habrá planes de sensibilizacion, formación específica para el profesorado y una evaluación externa para analizar los resultados de un proceso «con vocación de permanencia». También se pondrá el acento en la evaluación de las competencias sociales y ciudadanas del alumnado y, si es necesario, hacer cambios.

Aportaciones al plan

Son, a grandes rasgos, las bases sobre las que se asienta el plan, presentado por la jefa del Servicio de Orientación Educativa, Mirella Vallina, para que los centros hagan aportaciones. Los directores lo tratarán en el claustro y el consejo escolar, aunque hay quienes ya piensan en organizar una reunión para las familias. Porque la idea es que «todos participen ya que la convivencia es una cuestión de todos». La intención es que las contribuciones estén a finales de enero y el documento definitivo, en febrero. La consejería se comprometió a realizar un estudio sobre la situación de Primaria, especialmente en los cursos de quinto y sexto, ante la demanda de los docentes.

Porque, como indicó la jefa de Inspección Educativa, Dolores Guerra, crecen las denuncias por acoso en Primaria. En el curso pasado se interpusieron 109 de diferentes etapas, «cuando solo en cinco casos había indicios» de que así fuera, dijo Genaro Alonso. «Recibimos hasta de Infantil», añadió Guerra, que especificó que «hay comportamientos disruptivos, incluso de violencia, pero que no son acoso» y cómo la aplicación del protocolo genera tensiones entre las familias implicadas. Por eso, el protocolo se va a modificar con «bases más perfiladas» y se presentará en enero. Directores de Primaria comentaron que las denuncias se interponen por acoso «para que el equipo de Orientación actúe urgentemente» y aludieron a la necesidad de recuperar la hora de tutoría en Primaria y a que haya más plantilla ante «la cantidad de tareas del tutor, que no llega a todo».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos