Ejemplares muertos en treinta concejos desde 2007

En marzo de 2015 apareció un lobo colgado de una señal de tráfico en Lena. /E.C.
En marzo de 2015 apareció un lobo colgado de una señal de tráfico en Lena. / E.C.

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

En los últimos diez años aparecieron en la región 64 lobos muertos fuera de los controles o cacerías legales. Y lo hicieron en 30 de los 78 concejos asturianos. Pero solo ocho de esos casos llegaron a la Fiscalía de Medio Ambiente, según informó la Consejería de Desarrollo Rural en abril de 2017 y que recoge el Observatorio de la Sostenibilidad. Pero la propia consejería matiza que «abatir un lobo ilegalmente no constituye delito».

El informe de los expertos apunta una serie de recomendaciones urgentes para la conservación del lobo en España. Pasan por su protección estricta, con la prohibición total de su caza; la implicación de la Administración, sin condicionantes externos; la elaboración de planes de conservación y recuperación; la unificación de las leyes de caza de las comunidades autónomas, el fomento de especies salvajes que puedan ser presa de los lobos, con la disminución de la presión cinegética sobre ellas; evitar la fragmentación del hábitat del lobo por las infraestructuras del transporte, y potenciar el cuidado de rebaños con pastores y perros entrenados, entre otras cuestiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos