Embarazos condicionados por el carácter

Carmen Fernández Ferrera posa con la tesis doctoral que defendió recientemente en la Universidad de Oviedo. / MARIETA
Carmen Fernández Ferrera posa con la tesis doctoral que defendió recientemente en la Universidad de Oviedo. / MARIETA

La ginecóloga Carmen Fernández Ferrera concluye que los niveles de resiliencia influyen en el éxito de los tratamientos de fecundación in vitro

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Si un buen nivel de resiliencia -la capacidad humana de asumir una situación adversa y sobreponerse a ella- repercute positivamente en determinadas enfermedades, como está demostrado, ¿influiría también en las tasas de éxito de tratamientos de fecundación in vitro? Ese fue el punto de partida de la tesis doctoral que la ginecóloga del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) Carmen Fernández Ferrera leyó el pasado 9 de enero en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud. La conclusión de estos dos años de trabajo es que sí, que los valores de resiliencia en las parejas estériles que se someten a un tratamiento de fecundación in vitro influyen en las posibilidades de lograr una gestación.

«En mujeres con un menor nivel de resiliencia, las probabilidades de conseguir un embarazo son menores: del 5%; mientras que en las que presentan niveles medios el porcentaje es del 21,1% y en aquellas con niveles superiores, del 25%», detalla esta avilesina, licenciada por la Universidad de Oviedo, que consiguió una nota de sobresaliente cum laude con un trabajo dirigido por el también ginecólogo, y responsable de la Unidad de Reproducción Humana del HUCA, Plácido Llaneza Coto. Su tesis doctoral ha sido además propuesta para el premio extraordinario de doctorado en la rama de Ciencias de la Salud.

El estudio comenzó en el año 2015. Para llevarlo a cabo contó con la colaboración de 208 parejas atendidas en la Unidad de Reproducción Asistida del HUCA que contestaron a una serie de cuestionarios validados para medir, además de la resiliencia, la esfera emocional, el estrés, la calidad de vida, el ánimo depresivo y las alteraciones del sueño. Lo hicieron antes de iniciar un ciclo de fecundación in vitro, un momento que, junto con el del test de embarazo, provoca «un mayor impacto emocional» en las parejas. Lo que encontró la doctora es que, en ese momento, los niveles de estrés son mayores en las mujeres que en los hombres, aunque no apreció diferencias notables, por cuestión de género, en cuanto a los niveles de resiliencia. En cuanto al estrés en las mujeres, se vio que sus niveles eran mayores cuantos más ciclos anteriores con un resultado negativo hubieran tenido.

Otra de las conclusiones «lógicas», a las que Carmen Fernández Ferrera llegó tras el estudio de estos datos, es que «buenos niveles de resiliencia están relacionados también con una mayor satisfacción con su calidad de vida, un menor estrés y un menor grado de ánimo depresivo en las mujeres», apunta.

17% de gestaciones

De las 208 parejas encuestadas para la elaboración de su tesis doctoral, el porcentaje de embarazos fue del 17%, una cifra que se sitúa en la media nacional en gestaciones a partir de tratamientos de fecundación in vitro. No obstante, son datos que la ginecóloga considera que podrían mejorarse trabajando precisamente los niveles de resiliencia de las parejas.

Es un aspecto que escapa a su campo de trabajo, pero que sabe que puede mejorar mediante terapias psicoconductuales. Porque, aunque puede tener algo de genético, este aspecto no determina de manera unívoca que un individuo cuente o no con una mayor capacidad de resiliencia. Influye el carácter, pero, en el caso de los tratamientos de fertilidad, también el apoyo familiar, por ejemplo. Ser resiliente, dicen los expertos, es algo que se puede aprender. Y que podría además tener una consecuencia directa en las mujeres que se someten a tratamientos de fecundación artificial en la medida en que «se reduciría el número de abandonos de las terapias». Según Fernández Ferrera, hasta un 50% de las mujeres abandonan la idea de ser madres por esta vía precisamente «por el gran impacto emocional que conllevan estos tratamientos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos