«Las empresas deberían unir la fuerza del joven con la experiencia del mayor»

Guillermo Díaz. / D. MORA
Guillermo Díaz. / D. MORA
Guillermo Díaz Bermejo - Nuevo presidente de la organización Secot Asturias

«Les ponemos los pies en el suelo a quienes vienen a pedir asesoramiento. Así evitamos que quienes llegan con ideas confusas se estrellen»

EUGENIA GARCÍA OVIEDO.

Guillermo Díaz Bermejo es el nuevo presidente de Secot (Séniors Españoles para la Cooperación Técnica), entidad sin ánimo de lucro que agrupa a 58 profesionales ya jubilados. Con una media de edad de 72 años, asesorara jóvenes emprendedores y organizaciones sin recursos.

-¿Qué labor desempeñan?

-Somos empresarios, directivos y profesionales jubilados que de forma voluntaria y multidisciplinar ayudamos a personas que quieren realizar una actividad empresarial. Asesoramos en el plan de viabilidad, en el desarrollo de negocio, en cuestiones jurídicas, de marketing... No competimos ni sustituimos a profesionales.

-¿Hay que cumplir algún requisito para recibir asesoramiento?

-Venir con una idea y sin recursos, pidiendo ayuda. Incluso si se tiene un pequeño negocio y no va bien.

-¿Y para ser voluntario?

-Ser jubilado, tener tiempo y comprometerse.

-¿Cuántas personas acuden a Secot anualmente?

-Unas doscientas, pero las asesorías reales, que son ciclos que culminan de forma exitosa, se quedan en unas veinte o treinta. Queremos que nos conozcan más para llegar a cien.

-¿Los jóvenes conocen Secot?

-Nos conoce mucha gente, pero los jóvenes, que son quienes necesitan ese asesoramiento, menos. Para aproximarnos a ellos tenemos una página web y otra en Facebook

-También fomentan la cultura emprendedora en centros formativos

-Tenemos una escuela de emprendedores en la que hacemos ciclos formativos que dan una visión global. A la vez trabajamos con la Universidad y en un proyecto de formación y asesoramiento dirigido a centros de FP.

-¿Qué carencias observan en quienes tienen ganas de emprender?

-Normalmente tienen una idea demasiado confusa. Muchas veces actuamos como los malos de la película y les ponemos los pies en el suelo. Así evitamos que muchos jóvenes se estrellen. Además de que ya tenemos canas, pasamos muchos años en el sector empresarial y aprendimos de errores y fracasos. Pero cuando creemos que algo tiene viabilidad, aprovechamos nuestros contactos para que los emprendedores logren financiación.

-Ustedes aportan mucho, pero seguramente también reciben...

-Somos personas con gran experiencia y muchos conocimientos y cuando nos jubilamos, de la noche a la mañana, parece que nos amortizaron. Los que estamos aquí decimos 'de eso nada, nosotros todavía podemos dar mucho'. Seguimos activos y ese es nuestro salario: la satisfacción de que no nos aburrimos, ayudamos a la gente y a nosotros mismos.

-¿Han tenido que 'reciclarse'?

-Una de las obligaciones que tenemos es luchar contra la obsolescencia. Todos tratamos de actualizarnos permanentemente. Asistimos a cursos, tenemos sesiones formativas internas, sesiones sobre redes sociales...

-¿Qué retos tiene Secot?

-Abrirnos al exterior para que se nos conozca y que las entidades públicas nos valoren y recurran a nosotros.

-¿En la empresa actual se valora más la experiencia o la juventud?

-El gran problema de la empresa es que todavía es incapaz de casar la fuerza de la juventud con la experiencia del mayor. Ocurre incluso en grandes bancos, que yerran al dejarse llevar por las novedades de los jóvenes sin contar con el consejo de la gente madura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos