«Ahora mismo, el enemigo al que nos enfrentamos es mucho más difuso»

Vicente Bravo, en la sede de la Delegación de Defensa. / P. LORENZANA
Vicente Bravo, en la sede de la Delegación de Defensa. / P. LORENZANA
Vicente Bravo - Delegado de Defensa en Asturias

«Actualmente cubrimos todas nuestras necesidades de personal, tanto en los empleos de tropa como en los de suboficial y oficial»

MARCOS GUTIÉRREZ OVIEDO.

Vicente Bravo Corchete, delegado de Defensa en Asturias, cree que actos como la jura de bandera civil que tendrá lugar el sábado en Pola de Siero ayudan a que la ciudadanía recobre la familiaridad, perdida en cierta manera, con el Ejército. También considera que uno de los retos a los que se enfrentan las Fuerzas Armadas es la lucha contra un enemigo que ya no tiene fronteras, banderas o límites.

-Este mes se cumplen cuatro años desde que tomó posesión de su cargo de delegado de Defensa en Asturias, ¿qué tal es su balance?

-Bien, han sido cuatro años muy positivos en muchos aspectos. Hemos establecido muchas relaciones institucionales, que se van ampliando poco a poco.

«La supresión del servicio militar implicó que ya no haya esa relación con el Ejército»

-¿Sabe el ciudadano de a pie todo lo que hacen las Fuerzas armadas?

-No lo sabe y las causas pueden ser múltiples. También nosotros nos hemos retraído un poco. La supresión del servicio militar obligatorio ha implicado que ya no haya esa relación con las Fuerzas Armadas. Al formarse un ejército profesional ya está mucho más volcado en sus propias actividades que en difundirse. Ahora se está viendo esa necesidad, que es la que están satisfaciendo un poco las Delegaciones de Defensa; se trata de difundir la cultura de seguridad y de defensa a todos los niveles y a todas las clases que nos lo están pidiendo.

-¿Cómo se difunde esa cultura de seguridad?

-Se puede hacer de varias formas, con presencia en los actos, informando de lo que hacemos. Tenemos un equipo que se dedica a asistir, cuando lo piden los colegios e institutos, para explicarles cuáles son las funciones de las Fuerzas Armadas, así como a mostrarles cómo se puede acceder a ellas, no con el ánimo de reclutar sino de exponerles como se puede entrar y darles una opción más de trabajo. Luego, siempre que se nos pide, acudimos a dar conferencias para explicar quiénes somos, qué hacemos, cuál es nuestra estructura, hacia dónde vamos... Estamos abiertos a cualquier tipo de colaboración.

-Imagino que actos como la jura de bandera civil del sábado en Pola de Siero ayudan a ello, ¿verdad?

-Es una forma de que nos vean y que sepan que estamos ahí, que somos una parte de ellos que realiza una actividad muy específica que consiste en ayudar a la seguridad desde el ramo de la Defensa.

-¿Es muy necesario que los civiles estemos al tanto de la actividad del Ejército?

-Se van detectando en las encuestas que hace el CIS un cierto desconocimiento acerca de qué es lo que hacemos y dejamos de hacer. Por eso, donde estamos ahora volcándonos es en explicar qué es lo que hace una parte de la sociedad en beneficio del resto.

-¿Cómo marchan las instancias con vistas a la jura de bandera del sábado?

-Hay que ver qué personas jurarán, no podrán jurar o alguna persona que se presente a última hora. Pero en números generales hemos lanzado más de 400 instancias. Si miramos las del año pasado en Gijón fueron más de 700 civiles los que juraron bandera; el año anterior en Cangas de Onís fueron aproximadamente unos 250-300 y en 2013 se hicieron dos, una en Avilés, en verano, cuando yo todavía no estaba. En esa aproximadamente 450 civiles juraron bandera. Luego, en Oviedo, se hizo en noviembre y también juraron más de 400. Es algo que la gente pide y estamos en disposición de ofrecerlo.

-¿Tiene muchas necesidades de personal el Ejército de España a día de hoy?

-Ahora mismo no. Cubrimos todas nuestras necesidades, tanto en los empleos de tropa como de suboficial y oficial. En ese sentido no hay una necesidad perentoria como cuando se estableció el servicio militar obligatorio. La situación ha evolucionado y se van cubriendo las posibles bajas sin ningún problema.

-¿La asimilación masiva de Internet ha creado nuevos perfiles militares?

-No es que se creen. Retrotraigámonos a la Estrategia de Seguridad Nacional, un documento en el que el Gobierno marcaba cuáles eran los problemas o las incertidumbres, cuáles eran nuestros escenarios y amenazas. A raíz de ella se han ido creando nuevas documentaciones y nuevos mandos, caso del de Ciberdefensa, más orientado a Internet. Todo eso va concatenado; no sólo participan las Fuerzas Armadas, sino que también lo hacen organismos civiles y todos los ministerios que están implicados. Esa Estrategia de Seguridad Nacional lo que ha hecho es abrir la oportunidad de mostrar que esto no es un problema del Ministerio de Defensa, sino que es un problema global de todo el Gobierno en el que se da también paso a la empresa civil.

«La seguridad no es gratis»

-¿Qué actividades lleva a cabo la delegación de Defensa para difundir la labor que realizan las Fuerzas Armadas?

-No sólo se llevan a cabo acciones con la administración, sino también con entidades privadas. Si un ayuntamiento nos pide una conferencia, vamos; si un colegio nos pide que le expliquemos algo, vamos; si el Ateneo Jovellanos nos demanda, vamos. El objetivo es difundir que la seguridad no es gratis, que es una cuestión de todos, no solo de los señores que van vestidos de uniforme.

-¿Qué porcentaje de mujeres hay en el Ejército español?

-Aproximadamente tenemos un 12% de mujeres en las Fuerzas armadas. En algunas especialidades hay más mujeres que hombres.

-¿Qué retos plantea la lucha contra el terror a escala global?

-Fundamentalmente el reto está en el personal, al que tenemos que instruir y adiestrar para hacer frente a muchas más amenazas. A todos nos han educado para tener un enemigo enfrente, bien definido, con un uniforme y unas enseñas y, ahora mismo, el enemigo es mucho más difuso. Esto nos obliga a un adiestramiento muy exigente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos