La epidemia de gripe remite tras ocho semanas al alza y deja once fallecidos

La epidemia de gripe remite tras ocho semanas al alza y deja once fallecidos

La incidencia se sitúa en 627,4 casos por cada 100.000 habitantes, lo que «puede significar el inicio de la fase de descenso» del virus

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

La epidemia de gripe que azota Asturias desde hace varias semanas comienza a remitir. Esta es la principal conclusión del último informe aportado por la Consejería de Sanidad en relación a la evolución de la enfermedad, que ya ha dejado once fallecidos en la región. La incidencia, por tanto, se ha reducido por primera vez desde que comenzara temporada de gripe, situándose en 627,4 casos por 100.000 habitantes. Esto es, unos 6.500 nuevos enfermos desde el comienzo del año hasta el 7 de enero.

Según apunta la consejería, el nivel de intensidad de la enfermedad «sigue siendo alto, por encima del umbral epidémico por octava semana consecutiva». Esta situación, sin embargo, contrasta con el descenso de la afectación en todos los tramos de edad. Solo sigue aumentando en los mayores de 65 años, uno de los grupos de riesgo a los que iba enfocada la campaña de vacunación. Atendiendo a los datos del conjunto del país, Asturias es la única comunidad junto a La Rioja en la que la intensidad del virus sigue siendo alta. En comparación, la media estatal se sitúa en 212,8 casos por 100.000 habitantes, casi tres veces menos que en Principado.

En los hospitales y centros de salud de la región, colapsados durante las últimas semanas por la falta de «personal y planificación previa de la consejería», tal y como aseguran los profesionales sanitarios, se prevé que la cantidad de pacientes descienda a lo largo de los próximos días, aunque con matices. «Este puede ser el inicio de la fase de descenso de la onda epidémica, si su evolución a lo largo de las próximas semanas así lo ratifica. Debido a esto, es previsible que se produzca una disminución de la demanda asistencial, aunque todavía será significativa, ya que la incidencia aún se mantiene alta», aclara la Consejería.

Tasa «baja» de casos graves

Los once fallecidos en Asturias, asimismo, estaban afectados por el virus gripal B y presentaban algún factor de riesgo. De ellos, diez tenían más de setenta años y cinco no estaban vacunados. Respecto a los casos graves, la consejería sostiene que la proporción es «baja» en comparación con la temporada anterior. En total, se han contabilizado 45 casos graves.

Las personas que han tenido que ser ingresadas por la gripe, por otra parte, ascienden a 225. En hospitales como Cabueñes han tenido que recurrir a camas supletorias a diario para combatir esta gran afluencia de pacientes. El 82% de estos ingresos corresponde a personas mayores de 50 años.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos