«No veo escasa la financiación a la Universidad cuando tiene superávit»

Cristina Valdés, frente a la Casa Natal de Jovellanos, en Gijón. / JORGE PETEIRO
Cristina Valdés, frente a la Casa Natal de Jovellanos, en Gijón. / JORGE PETEIRO

Cristina Valdés, Directora general de Universidades e Investigación: «El Consejo Social hizo una propuesta de grados y másteres, pero no somos unos insensatos. No vamos a poder implantar 35 titulaciones»

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

Cristina Valdés (Gijón, 1970) abandonó hace dos años y tres meses el decanato de la facultad de Filosofía y Letras para asumir la Dirección General de Universidades e Investigación. Dice que la palabra que mejor la define es la de 'facilitadora' porque «mi responsabilidad es la de facilitar la mejora, el avance y la ordenación de la Universidad». Una tarea que, reconoce, no es sencilla. «Te mueves entre dos aguas».

-Por fin han cerrado el acuerdo de financiación con la Universidad de Oviedo. ¿Qué pasó para que se demorara tanto?

-La demora es muy relativa. No es un proceso sencillo, de hecho somos de las primeras comunidades que ya tenemos concretado y firmado un modelo de financiación global. Podíamos haberlo hecho más rápido, pero se agilizó todo lo que se pudo. Al poco de llegar al cargo, en 2015, constituí la comisión de seguimiento del convenio que se había firmado ese mismo año, cuya función primordial era iniciar los trabajos para elaborar un modelo de financiación por objetivos.

-Pero hubo retrasos...

-Se produjo un parón en la Universidad debido al proceso electoral y hasta el verano de 2016 no se incorporó plenamente el nuevo equipo rectoral. Pero en la dirección general no nos detuvimos. Estuvimos estudiando todos los contratos programa previos en Asturias y los de otras universidades y comunidades. Una vez conocido el resumen ejecutivo del plan estratégico de la Universidad en diciembre de 2016, hubo que fijar los indicadores con los que medir el cumplimiento de esos objetivos. Es un trabajo que no se hace ni en uno ni en dos meses.

-¿Fue un acuerdo complicado?

-No fue un proceso fácil, pero no por falta de colaboración.

-Al final las pretensiones económicas de la Universidad quedaron bastante menguadas. Recibirá una tercera parte de lo que pedía.

-Yo no creo que sea escaso porque, después de los años peores de la crisis, la situación financiera de la Universidad de Oviedo es una situación saneada. De hecho, tiene superávit. Si estuviera en una situación económica muy mala, la inyección habría sido mayor, pero no es el caso. El convenio de financiación anterior, el de 2015, ya alivió esa situación financiera. Con este nuevo convenio se trata de ir mucho más allá, de avanzar en la mejora y llevar a la Universidad a una situación de excelencia.

-Vamos por partes. El primer bloque, el de la aportación ordinaria.

-La Universidad recibirá una aportación por el personal, que será del 90% del gasto liquidado al cierre de cada ejercicio del capítulo 1, cuantía que se actualizará con los incrementos retributivos que procedan. Y otra aportación vinculada al número de estudiantes. Ahí también se aplicará el incremento retributivo. Además, todo el modelo de financiación establece un suelo, del que no se podrá bajar, que es la aportación de 2017. Y un compromiso de revisión antes de los dos años.

-¿Puede concretar cifras?

-El convenio se suscribe para cuatro años, entre 2017 y 2021, susceptibles de prórroga hasta 2022, periodo en el que puede haber una diferencia de casi quince millones para la aportación ordinaria. Solo para 2018 serían unos seis millones más. Ojo, es una estimación, dado que está condicionado a los incrementos retributivos

-Segundo bloque, financiación por objetivos. ¿De cuánto será el incremento el próximo año y sucesivos?

-En 2018, de un millón. A partir de 2019 irá aumentando gradualmente en medio millón más al año.

-¿Qué objetivos debe cumplir la Universidad para recibir esas cantidades?

-Se enmarcan en tres áreas: formación e inclusión social, que se lleva el 35%; la investigación, desarrollo e innovación, con el mismo peso relativo, y la gestión y eficiencia, con el 30%. El grado de cumplimiento se medirá con unos indicadores acordados con la Universidad.

-Tercer bloque. En total, diez millones para el plan de inversiones.

-Sí, en régimen de cofinanciación. El Principado aportará el 80%, ocho millones, en los próximos cinco años y la Universidad el 20%, dos millones. Ahí sí hay una distribución uniforme, de modo que serán 1,6 millones cada año, casi el doble de lo que hay actualmente para cada anualidad.

-El rector consideraba que el presupuesto para infraestructuras debería haber sido del doble.

-No conozco ningún rector al que no le parezca escaso. Pero esto está consensuado absolutamente.

-¿Qué mejoras se recogen en este apartado?

-Son necesidades de mantenimiento, renovación y modernización de las infraestructuras que se revisarán en la primera reunión de la comisión de seguimiento del convenio. No hay grandes obras, se trata de reparaciones, una apuesta por la renovación tecnológica y mejoras encaminadas a la eficiencia energética.

-¿Qué ventajas le ve a este modelo de financiación?

-Partiendo del respeto absoluto a la autonomía universitaria, introduce criterios de eficiencia económica, se recupera la financiación de inversiones, que había quedado muy reducida con la crisis, y mejora la transparencia y los flujos de información entre el Principado y la Universidad.

-¿Entiendo que habrá un rendimiento de cuentas más estricto?

-Claro, es algo que obedece a un principio de lealtad institucional y transparencia, fundamental en las instituciones públicas.

Compensar la bajada de tasas

-¿La Universidad verá compensada una posible bajada de las tasas?

-Sí, existe ese compromiso en el convenio. Los precios públicos los fija el Gobierno pero hay que saber cuánto le cuesta a la Universidad impartir la docencia de esos estudios. Una de las exigencias de este convenio es que la Universidad tiene que tener implantado al final de estos cinco años el sistema de contabilidad analítica, que permita conocer los costes reales de cada titulación, porque eso permite fijar los precios de matrícula.

-Congeladas las tasas de primera y sucesiva matrícula este año. ¿Se plantearían una rebaja?

-Asturias tiene unos precios públicos muy equilibrados, mientras que en otras comunidades el precio de la primera matrícula es muy bajo y la diferencia con la cuarta es abismal. Me gustaría tender a precios más bajos o, más que bajos, que permitan al alumnado, por mérito y capacidad, acceder a la Universidad sin que exista una barrera económica.

-¿De qué manera?

-Con programas de ayudas al estudio o con una bajada de precios... No lo sé, habrá que ver esas dos vías.

-El Consejo Social de la Universidad, a instancias de la Consejería de Educación, ha elaborado un documento en el que se proponen 35 nuevas titulaciones...

-A este respecto quiero hacer varias puntualizaciones. Se hizo para ver hasta qué punto la oferta formativa de la Universidad se ajustaba a las necesidades y demandas profesionales. El grupo de trabajo que lo elaboró se formó dentro de la comisión de gestión universitaria, por la diversidad de personas que lo integran del ámbito académico, político y social, entre las que hay un miembro del equipo de gobierno de la Universidad. El estudio, que es inicial, no está finalizado, ha identificado posibles propuestas formativas de interés. Se hizo tras estudiar los datos sobre los traslados de estudiantes a otras universidades desde el curso 2011-2012, recabar datos de sectores profesionales, estudiar la oferta de títulos propios de la Universidad de Oviedo y analizar la plantilla docente e investigadora para ver si existen los recursos humanos necesarios. Con todo esto, hicimos una propuesta de titulaciones de interés, lo que no quiere decir que haya que implantarlas todas. No somos ningunos insensatos. No vamos a poder implantar 35 titulaciones. Ahora, la Universidad ha de reflexionar sobre ello.

-¿Alguna prioridad para el Principado?

-Hay una que surge del análisis de la oferta formativa de la Universidad contrastándola con la RIS 3, que es la estrategia de especialización inteligente del Principado de Asturias, que es un máster sobre envejecimiento saludable. Nos parece que hace mucha falta. Es la única propuesta cuya iniciativa está más vinculada al Gobierno regional.

-¿Cómo fue recibido ese documento por el equipo rectoral?

-Le pareció interesante como estudio base. Lo que no sé es si va a hacer algún caso de esta propuesta o no.

-¿Sería una decepción que no lo hiciera?

-Sería un poco incoherente participar en la elaboración de un estudio y no tomar en cuenta ninguna de sus conclusiones. No es un mero listado de titulaciones, también hay una serie de reflexiones, que no directrices.

-¿Se seguirá trabajando en él?

-No sabemos muy bien cuál será el siguiente paso. Presentamos este estudio como un primer paso y habría que seguir concretando más, por ejemplo, con el análisis de los recursos humanos.

-¿Incorporará la Universidad de Oviedo nuevos grados?

-Desde esta dirección general, no me consta ninguna solicitud oficialmente presentada de ninguna titulación salvo el grado de Organización Industrial.

Estudios del Deporte

-¿Cuál sería la ubicación más idónea para el grado de Estudios del Deporte y la Actividad Física? ¿Mieres, Oviedo, Gijón o Avilés?

-Cuando nos llegue de forma oficial la propuesta nos pronunciaremos en algún sentido. Desconozco sinceramente la ubicación prevista por el equipo rectoral. La Universidad cuenta con instalaciones deportivas adecuadas en distintos lugares y tendrá que tomar la decisión en base al plan formativo de la titulación, teniendo en cuenta dónde tiene los recursos humanos y materiales necesarios. Si es una titulación oficial de grado de una universidad pública debería estar en un centro público. Eso lo tenemos claro.

-Becas Severo Ochoa. Los alumnos predoctorales se quejan de que cuando hay una renuncia, esa ayuda queda sin adjudicar.

-Eso está resuelto en la nueva convocatoria de 2017.

-¿Por qué se han vuelto a retrasar?

-Es que no hubo un retraso. La convocatoria de 2016 ya está resuelta y ahora mismo está abierto el plazo de solicitud de las de 2017.

-Los afectados plantean que la convocatoria anual esté resuelta en verano, no ya iniciado el curso.

-Pero es que su tramitación es compleja, tienen que darse una serie de pasos, ha de haber unas garantías que muchas veces impiden que se publique en tres meses.

-Aún se sigue esperando por la convocatoria de ayudas a grupos de investigación...

-Es una competencia de la Consejería de Industria, Empleo y Turismo y creo que están a punto de sacar las bases.

-¿Alguna idea para mejorar las tasas de abandono en la Universidad?

-Una de las medidas en que podemos incidir es en el plan de orientación preuniversitario para tratar de paliar esas carencias, tanto formativas como informativas, del alumnado de Secundaria cuando accede a la Universidad. Estoy convencida de que una mejor orientación reduciría las tasas de abandono.

-¿El hecho de que haya titulaciones con un bajo número de alumnos debería llevar a plantearse su futuro?

-Todas las titulaciones están en un proceso continuo de evaluación. Sus responsables tienen que incidir en esa revisión para ver qué es lo que sucede, por qué no hay una matrícula más alta y cuáles son las medidas para mejorar esta cuestión. Probablemente las causas sean muy diversas.

-¿Son viables carreras con 20 ó 30 alumnos?

-Claro, ¿por qué no?

Fotos

Vídeos