La escasez de pulpo en Galicia dispara los precios en las rulas de Asturias

Los ejemplares de más de dos kilos se subastan por encima de los 13 euros por kilogramo en el inicio de la campaña

D. SUÁREZ / Ó. PANDIELLO GIJÓN.

La campaña de pulpo se inició en Asturias el pasado 15 de diciembre y las primeras capturas han sido satisfactorias tanto por la cantidad como por el precio de subasta, pero, a la espera de lo que suceda cuando la temporada vaya avanzando, la demanda es muy superior a la oferta.

En Galicia, donde la temporada de pulpo es más amplia que en Asturias, porque los tiempos de veda son muy cortos, sí se ha producido un descenso significativo de las capturas, y esa circunstancia ha contribuido al encarecimiento del producto.

Ahora está por ver si la aparente normalidad en Asturias y la escasez en Galicia va a continuar, lo que reflejaría que es consecuencia de una distinta protección de los caladeros y, consiguientemente, también de una explotación diferente del recurso, o si el buen comienzo de la campaña es un espejismo.

Los restaurantes han notado un aumento de los precios del 50% desde hace dos años

Hay que tener en cuenta, en ese sentido, que son pocos los barcos que, de momento, se dedican al pulpo en el litoral occidental asturiano, que es donde más se explota conforme a unos planes específicos. La razón es que muchos de los pescadores que se dedican al pulpo lo hacen también al percebe, no simultáneamente, porque está prohibido, y en navidades la mayoría opta por el crustáceo, debido a su buen precio. Hay que tener en cuenta, además, que los expertos aseguran que el pulpo «come mal con mal tiempo», de forma que las condiciones de la mar en los últimos días no eran muy favorables para iniciar la campaña.

Con la cautela de algún patrón mayor sobre el riesgo que supone evaluar el inicio de una campaña con pocos días y pocos barcos faenando, cabe citar que alguna embarcación descargó cerca de 300 kilos en un día, dato que invita al optimismo. En Luarca, los ejemplares de más de dos kilos, que son los más valorados, llegaron a pagarse a 13,3 euros en primera venta, y a 7,5 los de poco más de un kilo, que en Asturias es la talla mínima de captura.

«Suben 50 céntimos al mes»

Uno de los principales sectores que ha notado este incremento de precios es el de la restauración. A lo largo de todo el Principado, los propietarios de restaurantes y bares -y en especial los de procedencia gallega- cifran el aumento en más de un 50% desde comienzos de 2016. «El precio de cara al cliente no se puede tocar, eso lo tenemos claro. A nosotros, desde mediados de 2016, nos ha subido unos 50 céntimos el kilo por mes», sostiene Carmen Lana, de la Taberna Gallega (Oviedo). Donde hace dos años estaba a nueve euros el kilo, hoy puede subir hasta los 16. «Y hay que desengañarse con la procedencia. El gallego no llega ni para su tierra, así que hay que tirar del de Marruecos o Mauritania».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos