«Esperamos un efecto dominó en el resto de aeropuertos», dice la plantilla de El Prat

Aena defiende la presencia de la Guardia Civil para evitar el colapso y el Consejo de Ministros decide hoy si impone el laudo arbitral

CH. T. / AGENCIAS GIJÓN.

«Esperamos un efecto dominó en el resto de aeropuertos del país. No creo que tengan efectivos de la Guardia Civil para poner con todos». El portavoz de la plantilla de controladores de seguridad del aeropuerto de El Prat recogía ayer el apoyo público de sus homólogos de los aeropuertos de Santiago de Compostela y Coruña, que estudian ya llevar a cabo movilizaciones, a los que se sumó el de la plantilla del aeropuerto de Asturias.

La huelga que iniciaron días atrás para lograr que Aena obligara a Eulen, la empresa adjudicataria del servicio en El Prat, a cumplir los compromisos labores y económicos suscritos, así como a mejorar las condiciones económicas, ha sido desactivada por la presencia de la Guardia Civil.

Los agentes de la Benemérita participaron ayer, por segundo día consecutivo, en las tareas de revisión de equipajes y control del arco de metales, compartiendo labores con los trabajadores de Eulen. Una presencia que defendió el presidente de Aena, José Manuel Vargas, quien destacó la «absoluta normalidad» registrada durante estos dos días, nada que ver con las colas de hasta 40 minutos registradas días atrás. Vargas, durante su participación en el programa 'Herrera en Cope', explicó que la Guardia Civil «está ejerciendo una competencia que le es propia», aunque señaló que se trata «de una solución transitoria».

Todo a la espera de que el Consejo de Ministros que se reúne hoy, de forma extraordinaria, para abordar el conflicto. La solución pasa ahora por un arbitraje mediante un laudo obligatorio, que impondría las condiciones laborales tanto a la empresa como a los trabajadores de Eulen.

Fotos

Vídeos