Sube la cota de nieve pero Asturias espera la llegada de más frío

Estación invernal de Valgrande-Pajares, este domingo. /JOSÉ SIMAL
Estación invernal de Valgrande-Pajares, este domingo. / JOSÉ SIMAL

En las estaciones de esquí asturianas, el deporte blanco celebra el adelanto de la nieve mientras cuatro puertos requieren cadenas

PALOMA LAMADRID / GLORIA POMARADA / ELCOMERCIO.ES GIJÓN.

El temporal de nieve empieza remitir en Asturias, donde hoy se esperan menos precipitaciones y la apertura de claros así como el ascenso de la cota de nieve a los 1.000 metros. No obstante, el frío sigue siendo la tónica en la región donde, a partir de este domingo se esperan fuertes heladas. Las temperaturas mínimas descenderán y se producirán heladas matinales no solo en la cordillera, sino también en muchos otros puntos del interior asturiano. Según la Agencia Estatal de Meteorología, este domingo se registraba una temperatura mínima en Cangas del Narcea de un grado bajo cero, pero para el martes se espera que los termómetros se desplomen hasta los seis grados bajo cero.

Por otro lado, las precipitaciones en forma de nieve caídas en los últimos días obliga este domingo al uso de cadenas para circular por cuatro puertos de montaña de la red regional: Connio, puerto de Tarna, puerto de Cerredo, puerto de Somiedo, y en el de Ventana.

No obstante, la otra cara de la nieve se puede apreciar en las estaciones de esquí. Las ganas de deslizarse por la nieve fueron ayer mayores que el miedo al temporal. Esquiadores asturianos y algunos procedentes de comunidades vecinas aprovecharon la apertura de las estaciones invernales para disfrutar de una de sus aficiones. Pese a que este domingo la estación de Valgrande-Pajares, según han confirmado algunos usuarios a ELCOMERCIO.es, no había abierto a primera hora de mañana la silla principal (solo tenían abierto el romento dos y con paradas intermitentes), el adelanto de la temporada está siendo acogido con gran alegría por parte de quienes practican deportes de invierno. Pajares fue la primera que abrió en la cornisa cantábrica este año. Lo hizo el viernes, aunque estaba previsto que lo hiciera el 6 de diciembre. Pero las condiciones meteorológicas favorables facilitaron el cambio de fecha. El espesor de la nieve -de entre 25 y 45 centímetros- era óptimo para esquiar, pero la intensa niebla dificultaba la visión.

Además, se registraron fuentes rachas de viento y, por segundo día consecutivo, la estación fue el lugar de Asturias con la temperatura más baja (tres grados y medio bajo cero). «El tiempo era muy malo porque había muchísima niebla. Estuvimos en Les Patines y La Hoya unas tres horas; luego, cogimos unas raquetas y subimos al Cuitu Negru, pero había una ventisca impresionante», relató Raúl Prieto, un leonés que es habitual de la estación lenense, ya que abona el forfait anual desde hace siete años.

Pese a que el temporal provocaba incomodidades, Prieto quedó satisfecho con la jornada. «Por fin podemos abrir la temporada antes del puente. Hay zonas con bastante nieve y otras con menos, lo típico cuando hace viento. Ahora estamos esperando a que mejore para volver», dijo. También desde León se desplazó Joao Pedro Martins. Este vecino de Ciñera, que acudió a Valgrande-Pajares con un grupo de amigos, coincidió en que la sensación térmica era muy baja y la niebla entorpecía la visibilidad. «No se veía nada ni con las gafas. También había bastante viento, pero se manejaba uno bien», apuntó. De modo que aprovecharon el forfait de día entero que había adquirido y se quedaron hasta el cierre. Por su parte, el ovetense Ramón González de Lena, que disfrutó de la estación durante seis horas, indicó que «había bastante nieve en la parte baja». Respecto a la ocupación, «no se veía a mucha gente». Más de doscientas personas pasaron por Valgrande ayer.

Más información

La primera jornada en Fuentes de Invierno, en Aller, fue similar a la de Pajares. Esquiadores encantados con el adelanto de la temporada, pero un poco incómodos por las inclemencias meteorológicas adversas. Abrieron ocho pistas y cuatro remontes y el espesor de la nieve llegó a alcanzar los cuarenta centímetros. La última vez que Fuentes de Invierno abrió el puente de diciembre fue hace cuatro temporadas. La estación leonesa de Leitariegos también se estrenó este sábado, con casi dos kilómetros esquiables, mientras que San Isidro, también en la provincia vecina, lo hará este domingo, con ocho kilómetros disponibles para los esquiadores. Acceder a San Isidro requiere de la colocación de cadenas en los vehículos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos