Un estudio europeo dice que matar lobos no reduce los ataques al ganado

Los expertos proponen usar perros guardianes, confinar al ganado, aplicar medidas disuasorias y criar razas autóctonas

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El Parlamento Europeo ha encargado un informe sobre los planes de protección de grandes carnívoros y una de las especies analizadas es el lobo. Y los expertos indican en ese documento que «aumentan las evidencias de que el control letal de la población no es compatible con la integridad ecológica del lobo y no es necesariamente efectiva para reducir los ataque sobre la cabaña ganadera o aumentar la tolerancia humana». Es más, apuntan que «puede incrementar los ataques por el deterioro de la estructura social de los lobos».

El informe destaca que la caza «no parece compatible con los mandatos de conservación de la directiva 'Hábitats' de la UE». Es por todo ello por lo que en el documento se aboga porque los estados compensen económicamente a los propietarios de los animales atacados por los lobos, pero también llama la atención sobre la necesidad de que los ganaderos intercambien sus experiencias y las pongan en común con las autoridades nacionales y otras instituciones.

Los expertos reflejan una serie de recomendaciones para facilitar la coexistencia entre el lobo y la cabaña ganadera. Estas pasan por contar con perros guardianes, que consideran «de lejos la mejor relación coste-efecto para la protección del ganado», así como el confinamiento de los animales domésticos con vallas contra los depredadores, que pueden ser eléctricas o con efectos visuales como «pequeñas banderas o piezas de ropa». Otras medidas disuasorias propuestas son aparatos de sonido o ultrasonido y, también, luminosos, que se activen con el movimiento de los animales. Además, consideran importante el manejo de animales autóctonos, pues creen que se adaptan mejor a la presencia de los depredadores.

Las campañas de información son otra de las propuestas incluidas en el informe. Los expertos consideran a resaltar la necesidad de que «exista un conocimiento objetivo sobre los lobos y su comportamiento para asegurar la coexistencia de este carnívoro con las actividades humanas». Ahí entraría en escena la educación medioambiental con el objetivo de que la conservación del lobo interese a los humanos.

En el documento se ponen sobre la mesa algunos proyectos europeos que han contribuido a incrementar el conocimiento científico sobre la relación entre el lobo y el hombre, así como la aplicación de medidas preventivas en diferentes ecosistemas del continente. Se recomienda a las autoridades nacionales la consulta de estos estudios para mitigar los conflictos que se puedan dar en los distintos territorios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos