«Europa obliga a construir con un consumo casi nulo de energía»

Arturo Gutiérrez de Terán pronunció una conferencia en el Colegio de Abogados de Oviedo. / HUGO ÁLVAREZ
Arturo Gutiérrez de Terán pronunció una conferencia en el Colegio de Abogados de Oviedo. / HUGO ÁLVAREZ

El arquitecto Arturo Gutiérrez de Terán asegura que «habrá que modificar en profundidad la normativa urbanística»

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

'Urbanismo y cambio climático' fue el título de la conferencia que ayer pronunció el arquitecto, urbanista y exconsejero de Ordenación del Territorio, Arturo Gutiérrez de Terán, en el Colegio de Abogados de Oviedo, organizado por la Real Academia Asturiana de Jurisprudencia, entidad que preside Leopoldo Tolivar. Según los datos que aportó, los edificios suponen el 50% del consumo de los recursos naturales y más del 15% del agua, al tiempo que son responsables del 30% de las emisiones de dióxido de carbono. Esto ha hecho que «en los últimos años en Europa se lleva a equilibrar la construcción de edificios nuevos con la rehabilitación», indicó el especialista. El problema es que en España la rehabilitación solo supone el 7% de la obra.

Pero «Europa obliga a construir con un consumo casi nulo de energía. Será en 2018 para los edificios públicos y en 2020 para el resto. La tendencia es que los edificios tengan un consumo cero de energía contaminante», explicó Gutiérrez de Terán. De ahí la necesidad de que se potencie una arquitectura que se sirva de energías renovables. La directiva europea obligará a «modificar en profundidad la normativa urbanística. Incluso los planes municipales han quedado anticuados». El caso es que, en su opinión, será preciso abordar las ciudades de una manera más compacta que hasta ahora: «Si en un plan urbanístico se hizo una previsión de incrementar un pueblo que duplique o triplique el suelo a construir, ya no sirve y eso solo se usará para conseguir una fiscalidad, lo que es un despropósito».

«Todo avance tiene un coste»

Otro asunto a abordar es el precio que tendrán esos edificios con cero emisiones. Gutiérrez de Terán asegura que «no necesariamente» han de ser más caros, pero teniendo en cuenta que «todo avance de mejora cualitativa va a tener un coste que estará siempre adecuado a las condiciones económicas del pueblo. Por el valor del edificio no se ha de entender lo que se paga en un momento dado, sino que hay que tener en cuenta toda su vida útil. Con una rehabilitación se tendrán unas mejores condiciones energéticas, saludables y económicas, con lo que se revalorizará».

El arquitecto aboga por un urbanismo sostenible con una gestión que será más compleja, lo que supone un mayor compromiso tanto por las administraciones como por los ciudadanos. «Pedir mucho suelo para poder edificar viviendas unifamiliares tendrá que acabar. Habrá que pedir poco, para poder compactar la ciudad», explica. Pero también advierte que los ciudadanos tendrán que decir algo en este proceso porque «se van a tocar sus barrios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos