«El examen MIR fue más difícil que otros años, con preguntas más específicas»

Los aspirantes, en una de las aulas, antes de la apertura del paquete que contiene las hojas de examen. /MARIO ROJAS
Los aspirantes, en una de las aulas, antes de la apertura del paquete que contiene las hojas de examen. / MARIO ROJAS

1.636 médicos se examinaron en Oviedo durante cinco horas para tratar de conseguir una plaza y formarse así en una especialidad

P. LAMADRID GIJÓN.

Deben demostrar lo aprendido en siete meses de preparación en cinco horas. A través de 225 preguntas más otras diez de reserva. Cuestiones que un porcentaje significativo de los médicos que ayer, en Oviedo, se presentaron al examen para conseguir una plaza de médico interno residente (MIR) les resultaron «muy complejas». «Me ha salido regular, creo que ha sido más difícil que otros años, con preguntas muy específicas», aseguró Fernando Cerro, natural de Gijón y licenciado en Medicina por la Universidad de Santiago. Un comentario compartido con muchos de sus compañeros, tal y como explicó a la salida del examen, que tuvo lugar en las facultades de Economía y Empresa y Derecho del campus de El Cristo. En sus aulas, 1.636 facultativos se sometieron a la prueba para la que tan duramente se habían preparado. Las preguntas, apuntó Cerro, se centraban en detalles. «Las sabías o no, pero no había manera de lucharlas», subrayó este gijonés que aún no se ha decantado por una especialidad. Eso sí, prefiere que sea «médica antes que quirúrgica».

El ovetense Pablo Álvarez Batalla también coincidió en que la dificultad de las cuestiones era superior a otros años. «Fue un examen raro porque las preguntas eran muy rebuscadas, muy complejas», indicó este antiguo estudiante de la universidad asturiana. No obstante, admitió que las valoraciones tras salir de una prueba de conocimientos no son muy certeras. «A veces, crees que lo hace bien y te sale mal; o al revés», dijo.

Los facultativos inscritos para examinarse en Oviedo optan a conseguir una de las 6.513 plazas de formación de médico interno residente que este año oferta el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un 3,5% más que el año anterior. En teoría, hay más de dos aspirantes compitiendo por cada plaza. Las especialidades con más vacantes son medicina de familia, pediatría, anestesia, medicina interna, ginecología y psiquiatría. Los candidatos podrán conocer su número de orden definitivo a partir del 3 de abril.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos