Los exámenes prácticos de conducir volverán a su ritmo normal en «dos o tres meses»

Los exámenes prácticos de conducir volverán a su ritmo normal en «dos o tres meses»

Treinta días después de finalizar, la huelga de examinadores de tráfico mantiene a 6.500 asturianos a la espera de poder hacer la prueba

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Más de un mes después de que concluyese la huelga de examinadores de tráfico, que paralizó durante cinco meses los exámenes de conducir en todo el país, la situación avanza lentamente para buena parte de los alumnos que esperan conseguir su carné lo antes posible. Así, tras generar un considerable 'tapón' durante los últimos meses, los aspirantes a conductor comienzan ahora a realizar exámenes de lunes a viernes. La lista de espera, sin embargo, sigue siendo larga. «No son cifras oficiales, solo cálculos, pero entre 6.500 y 7.500 alumnos están esperando para examinarse, aunque ahora ya estemos trabajando a pleno rendimiento», explica Concha Amado, delegada de Asociación de Examinadores de Tráfico en Asturias (Asextra).

De los quince examinadores con los que cuenta el Principado, dos de ellos se encuentran actualmente de baja. Los dos, además, en Gijón. «Esperamos que el tapón se resuelva rápido», reconoce Amado. Cifra, además, «en 160 ó 170 exámenes» el ritmo de los realizados a diario en la región. ¿Cuánto le queda a Asturias, por tanto, para recuperar la normalidad en los exámenes prácticos de conducir? «En dos o tres meses esperemos que esté regularizado y a niveles previos a la huelga», defiende la portavoz de los examinadores.

A causa de esta situación, la Dirección General de Tráfico (DGT) está ofreciendo a los examinadores de todo el país la opción de realizar horas extra en horario de tarde para tratar de aligerar la carga de trabajo. En Asturias, sin embargo, los examinadores no se plantean realizarlas «porque no es la solución y, además, están muy mal pagadas». La carga de exámenes pendientes, asimismo, «es bastante menor» que en otras provincias, con lo que al ritmo actual «esperamos volver lo antes posible a la normalidad».

«Silencio» de la DGT

Pese a haber desconvocado la huelga, lo cierto es que los examinadores siguen en pie de guerra contra el gobierno y la DGT. «El pasado 1 de diciembre les propusimos varias medidas enfocadas a aumentar la productividad y a conseguir mejoras laborales. Solo obtuvimos silencio», lamenta la delegada de Asextra.

Sobre el complemento específico de 240 euros mensuales, uno de los principales motivos que llevó al gremio a la huelga, Amado explica que hay un acuerdo firmado con «todos los partidos menos el PP» para que se recoja en los presupuestos generales de 2018, cuya tramitación está ahora paralizada. «Con toda esta situación se está demostrando que Gregorio Serrano -director de la DGT- no está dando la talla. Todos piden su dimisión», concluye.

Después de tantos meses de paros, los mayores afectados por la falta de exámenes son las autoescuelas y los alumnos. Estos últimos están empezando a ver cómo el retraso en las fechas de examen provocan la caducidad del pago de las tasas necesarias para presentarse a las pruebas, fijada en un plazo de seis meses. «Eso es una decisión administrativa, ahí alumnos y autoescuelas tienen que acudir a la jefatura de tráfico correspondiente. Entendería que se mirara caso por caso para hacer excepciones o aumentar plazos, ya que la situación a la que se enfrentaron estos últimos meses fue extraordinaria», argumenta Amado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos