El Principado expedientó a un guarda por «acusar» de ilegalidades a compañeros

El Principado expedientó a un guarda por «acusar» de ilegalidades a compañeros

La Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza respalda al funcionario y pide que se cierre el asunto

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El Principado de Asturias rechaza que haya abierto un expediente disciplinario a un guarda de medio natural por haber hablado en un vídeo de picaresca de ganaderos a la hora de cobrar los daños a la cabaña por ataques del lobo. La apertura del expediente se debió a que «acusa a los compañeros de hacer ilegalidades, de prevaricar», explicaron desde la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. El caso es que, según la consejería, en el mencionado vídeo «se mete con la guardería que participa en batidas y se decidió abrir el expediente por las acusaciones que hace contra los compañeros». Es más, desde la Administración regional se asegura que un sindicato solicitó la intervención de la consejería para atajar esas acusaciones.

Por su lado, hay organizaciones ecologistas que respaldan al funcionario, como la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies y la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza. El presidente de esta última, Carlos Lastra, remitió una carta al consejero en el que le pide que «se cierre o sea sobreseído el expediente incoado por ausencia de razones para una sanción, ya que su profesión no anula ni puede cuestionar sus derechos constitucionales y ciudadanos».

Lastra recuerda que el guarda había hecho esas declaraciones a título personal y fuera de su horario laboral, «aunque aún llevaba puesto su uniforme de trabajo». La asociación cree que las declaraciones están «amparadas por el derecho a la libertad de expresión, además de parecernos objetivas dado su conocimiento del tema tratado». Es más, apunta que «proporcionan una información autorizada y fundamentada, de interés para la propia Administración y la ciudadanía en general».

Indemnizaciones

El funcionario, tal y como adelantó ayer este periódico, aseguraba en el vídeo que hay ganaderos que «manipulan» ganado para que parezcan atacados por los lobos y así cobrar una indemnización, al tiempo que otros comprarían asturcones para que, en caso de ser víctimas de las fauces de los cánidos, esas indemnizaciones fueran aún mayores. Según explicó a EL COMERCIO, puso estos hechos en conocimiento de la consejería, sin ningún resultado.

Ahora se enfrenta a un expediente disciplinario que, según apuntó, le podría suponer una suspensión de empleo y sueldo durante un mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos