Expertos advierten de que el déficit de sueño puede inducir a una depresión

Alinne Dalla-Porta indica que la apnea está detrás de más de 18.000 accidentes laborales cada año en España

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Dormir bien es fundamental para mantener una buena salud, física y mental. Fue lo que ayer expusieron los doctores Santiago Llorente, cirujano oral y maxilofacial, y Alinne Dalla-Porta, neurofisióloga de la unidad del sueño del Centro de Cabeza y Cuello Dr. Llorente, en una jornada celebrada en el Colegio de Abogados de Oviedo en la que abordaron los trastornos del sueño y sus efectos.

Según refirieron, las personas con insomnio o apnea del sueño tienen seis veces más probabilidades de sufrir un accidente de tráfico que quienes duermen toda la noche a pierna suelta. Se estima que estos problemas causan unos 40.000 siniestros viales cada año, en torno al 20% del total. Además, estos accidentes suelen ser más graves ya que, en su mayoría, son choques frontales, a mayor velocidad y sin frenado previo.

Los trastornos del sueño también se asocian a un incremento del riesgo de accidentes laborales. Y está comprobado que dificultan la coordinación y están ligados a un mayor cansancio físico y una disminución de los niveles de concentración y atención. Así, explicó Dalla-Porta, el síndrome de apnea del sueño estaría detrás de entre 18.000 y 20.000 accidentes laborales al año en España. Además de que padecerlo aumenta las tasas de hipertensión arterial o diabetes.

Hay otro aspecto, no tan conocido, de los efectos de los trastornos del sueño al que ayer se refirieron ambos expertos en su ponencia en el Colegio de Abogados. Se trata de los procesos de carácter violento que éstos pueden llegar a desencadenar. Porque, según expusieron, aunque no es muy habitual, el déficit de sueño puede derivar en problemas psicopatológicos, inducir una depresión o desencadenar un brote psicótico, dando lugar a episodios de violencia nocturna, suicidios e incluso homicidios. «Con un estudio del sueño no se puede comprobar que esa fue la causa, pero sí que la persona sufre de un trastorno del sueño. Existen pruebas que objetivan esos trastornos», explicó Dalla-Porta a este periódico antes de su charla.

Un tercio de la población padece algún trastorno del sueño y un 10%, insomnio crónico. Hay distinciones por sexo. Las mujeres padecen más insomnio mientras que los hombres, más casos de apnea, una enfermedad «infradiagnosticada» aunque muy fácil de tratar con la CPAP, una máquina de oxígeno con presión positiva que facilita el paso del aire por vía aérea.

En algunos casos también está indicada la intervención quirúrgica. La recuperación del paciente con insomnio, en cambio, depende más de la asunción de hábitos correctos del sueño y apoyo psicológico, combinado con tratamiento farmacológico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos