Facua critica el cierre de 290 camas en verano y pide explicaciones al Principado

La federación de consumidores lamenta que la medida se lleve a cabo a pesar de que hay 17.000 pacientes a la espera de ser operados

L. FONSECA GIJÓN.

La federación de Consumidores en Acción, Facua, critica que el Servicio de Salud del Principado (Sespa) cierre este verano 290 camas hospitalarias a pesar de que haya 17.000 personas pendientes de ser llamadas para una intervención quirúrgica. En un comunicado hecho público ayer, Facua se hace eco de lo adelantado ya por EL COMERCIO sobre el cierre de camas en los hospitales públicos durante los meses estivales. La medida ya entró en vigor a principios de julio y se mantendrá hasta entrado octubre, es decir, un mes más allá de concluido el verano.

El Sespa argumenta que durante el periódico veraniego, la presión asistencial desciende. Sin embargo, el cierre de camas, que se acuerda indefectiblemente todos los veranos y que han aplicado sin excepción todas las administración en las dos últimas décadas, no cuenta con el beneplácito de los trabajadores y los sindicatos, que la consideran una medida economicista.

Facua recuerda que la propia Constitución española, en su artículo 43, reconoce «el derecho a la protección de la salud» y establece que «compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios». La Federación de Consumidores ha pedido explicaciones al Principado y en un escrito remitido a la Consejería de Sanidad le indica que el Estatuto de Autonomía para Asturias reconoce que corresponde a éste «el desarrollo legislativo y la ejecución en las siguientes materias: sanidad, higiene y coordinación hospitalaria en general, incluida la Seguridad Social».

De las 290 camas que dejarán de estar abiertas este verano, Facua se muestra especialmente preocupada por la situación del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde quedan fuera de servicio 80 camas hasta septiembre (en concreto, hasta después de la festividad de San Mateo).

La decisión se adopta un año más pese a las elevadas listas de espera que mantiene el HUCA. Según los últimos datos hechos públicos por la administración sanitaria, en junio había 5.320 pacientes aguardando para ser intervenidos en las instalaciones de La Cadellada, ninguna acumulaba esperas de más de seis meses, una negra estadística con la que logró acabar en este primer semestre por vez primera desde 2012. Pese a todo, la demora media que tienen por delante un paciente del HUCA para su operación es de 109 días, la más alta de la región.

Además del complejo ovetense también cerraron camas el San Agustín (65), Cabueñes (60), Langreo (30), Mieres (30), Jarrio (24). Solo dos hospitales mantienen su capacidad sin alteraciones, son los de Arriondas y Cangas del Narcea.

Fotos

Vídeos