La Facultad de Turismo de Oviedo implantará el grado de Ciencias de la Gastronomía en 2018

La Facultad de Turismo de Oviedo implantará el grado de Ciencias de la Gastronomía en 2018

El centro privado adscrito a la Universidad y con sede en Olloniego se convertiría en el octavo que ofrece estudios de este tipo en España

JESSICA M. PUGA GIJÓN.

La Universidad de Oviedo impartirá el grado en Ciencias de la Gastronomía el próximo curso 2018-2019. Así lo adelanta la decana de la Facultad de Turismo de Oviedo, el centro privado adscrito a la Universidad con sede en el recién estrenado campus de Olloniego en el que se cursarán los cuatro años de esta nueva titulación.

Asturias se sumará a la exclusiva lista de comunidades autónomas -tan solo seis- que incluyen la gastronomía en sus programas universitarios. Desde que el Basque Culinary Center (Guipúzcoa) sentara las bases cuando abrió sus puertas en el año 2011 y hasta que en el presente curso lo ha hecho la Universidad Europea del Atlántico, de Santander, lo han trabajado también la Universitat de València, la Politècnica de Catalunya, con sede en Barcelona; la Francisco de Vitoria de Madrid; la Católica de Murcia; y el Campus de Turismo, Hotelería y Gastronomía, también de Barcelona. Siete centros en total, de los cuales solo dos son universidades públicas.

En Oviedo se implantará, una vez se concrete este proyecto, en fase de desarrollo, un modelo similar al del último citado, pues también se encargará de ofertarlo un centro adscrito. La matrícula anual costará en torno a 5.000 ó 6.000 euros. «Somos conscientes de que no podrá permitírselo el 100% de la sociedad, pero la Universidad de Oviedo no puede asumir la puesta a punto del proyecto en la actualidad». «Nuestro objetivo no es cambiar los estudios de Formación Profesional actuales porque lo que se está haciendo está muy bien. De hecho, habría que potenciarlos; sino que estamos hablando de alumnos distintos», explica la decana, Marián G. Rúa. En cuanto a quiénes puede interesar este grado de Ciencias de la Gastronomía citó a gerentes de restaurantes, jefes de cocina, consultores y promotores, entre otras.

La idea es que al menos 18 meses de los cuatro años sean de prácticas en empresas

Para obtener la titulación, habrá que aprobar los cuatro cursos en los que se dividirá el grado (en total, 240 ECTS). Aunque aún hay que concretar la relación definitiva, incluirá asignaturas como bromatología -es decir, el análisis de los componentes de los alimentos-, fundamentos de la alimentación, historia de la gastronomía, turismo gastronómico, procesos psicológicos y de gastronomía, microbiología de la alimentación, gestión de empresas, gestión de destinos turísticos, protección de la calidad y análisis sensorial de la gastronomía. Las prácticas en empresa y los idiomas serán fundamentales. Los alumnos se pasarán, como mínimo, dieciocho meses haciendo prácticas en empresa. «Podrán empezar en el primer curso y aprovechar las vacaciones estivales o los fines de semana», apunta Marián G. Rúa, quien, como doctora en Filología Inglesa que es, detecta «una gran carencia en este país en cuanto a idiomas se refiere», por lo que ve «muy necesario reforzarlos». Asegura también que en este proyecto, que cuenta además de con el apoyo de la Universidad de Oviedo, con el de la Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias (Otea), se mantendrían los convenios internacionales con los que ya cuenta la Facultad de Turismo de Oviedo para las becas Erasmus. «Los alumnos se irían a otra Universidad tanto para cursar sus estudios como para hacer prácticas», asegura la decana, quien considera que «hay que reforzar todo el tema internacional».

«Nuestra pretensión es que esta carrera esté en la rama de las sociojurídicas, igual que Turismo, y que además, tenga itinerarios en función de la especialización que quiera el estudiante», explica Rúa. «Que los titulados en Ciencias de la Gastronomía obtengan una mención, por ejemplo, en Turismo, en Dirección Hotelera...», propone.

La decana confía en la viabilidad de esta iniciativa y cita el ejemplo de Santander. «El modelo funciona», defiende. Aún queda camino por recorrer, pero el proyecto está avanzado. La idea es terminar de definirlo en los próximos meses para que se pueda ofertar el próximo curso.

Fotos

Vídeos