Fallece un montañero vasco de 62 años tras despeñarse en los Picos de Europa

Un agente del GREIM rescata a los acompañantes del montañero fallecido en Peña Castil. A la derecha, el cadáver. / GUARDIA CIVIL

José Manuel Martín Díaz, vecino de Sestao, ascendía a Peña Castil cuando resbaló en el hielo. Murió en el acto por el fuerte traumatismo

P. LAMADRID / G. POMARADA / J. DOMÍNGUEZ GIJÓN / BILBAO.

Acudieron desde Vizcaya para disfrutar de una jornada de montaña en los Picos de Europa, pero la tragedia se cruzó en el camino de este grupo de amigos a las 14.20 horas. Fue entonces cuando dieron aviso al 112 de que José Manuel Martín Díaz, de 62 años y vecino de Sestao, había sufrido un accidente. Se encontraban a 2.350 metros de altura, cerca de coronar la cumbre de Peña Castil, pero un resbalón en el hielo provocó la caída del montañero. Se despeñó casi un centenar de metros y, como consecuencia de los fuertes impactos que sufrió en la cabeza, perdió la vida.

Hasta el lugar -la zona de Fresnedal, en un collado próximo a la peña del Fresnidiello-, aguardaron dos acompañantes del fallecido la llegada del equipo de rescate. Tanto ellos como José Manuel Martín Díaz eran montañeros «especializados» en ascensiones. Según fuentes de la Guardia Civil, la víctima portaba crampones -piezas de metal con púas que se colocan en las botas para caminar sobre nieve o hielo-, y piolet, pero no llevaba casco. En un primer momento, se movilizó un helicóptero medicalizado del 112 de Cantabria, que estaba de prácticas en la zona.

Tras certificar que el accidentado había fallecido, la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón desplazó desde La Morgal y hasta Peña Castil el helicóptero de la Benemérita, que descendió para recoger a dos agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de Cangas de Onís y al médico forense. El operativo de rescate se prolongó por espacio de dos horas, dadas las dificultades que había para acceder hasta la zona. Mientras se producía el levantamiento del cadáver, el helicóptero llevó a los dos acompañantes del montañero hasta Sotres, donde habían dejado estacionado su coche a primera hora de la mañana.

Después, la aeronave volvió a la montaña para recoger el cuerpo sin vida de José Manuel Martín y trasladarlo al Hospital Grande Covián, en Arriondas, para practicarle la autopsia. Fuentes de la Guardia Civil subrayaron que esta subida no es excesivamente exigente «y se puede realizar a pie casi sin necesidad de apoyos en muchos tramos» en un tiempo medio de tres horas (y otro tanto para el descenso).

«Tampoco es que haya nevado mucho en los últimos días, pero sí que es verdad que ha hecho mucho frío». Íñigo Garnilla, responsable del refugio del Urriellu, «desde donde puedo ver toda la vertiente de Peña Castil», situaba ahí el origen de lo ocurrido. «Hay poca cantidad de nieve, pero se ha convertido en hielo puro; está dura como el cristal y cualquier traspiés como el de esta persona puede resultar letal porque no puedes parar y te golpeas con todas las afiladas piedras que cubren este monte». De hecho, Garmilla apuntó que precisamente por este motivo, «que se repite varias veces al año porque su cima está permanentemente nevada», Peña Castil exige precauciones especiales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos