Un vecino de Gijón de 45 años fallece en un accidente de tráfico en Carreño

El coche del gijonés fallecido quedó absolutamente destrozado, en medio de la carretera. / SEPA
El coche del gijonés fallecido quedó absolutamente destrozado, en medio de la carretera. / SEPA

El vehículo que conducía impactó frontalmente contra un camión cisterna y quienes le asistieron no pudieron hacer nada por salvarle

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

Un vecino de Gijón, de 45 años, falleció ayer en un accidente de tráfico a la altura del kilómetro 11,500 de la carretera AS-19 Gijón-Avilés. El turismo que conducía impactó frontalmente por causas desconocidas contra un camión cisterna que circulaba en dirección a Avilés. Como consecuencia de la fuerte colisión, el conductor del turismo falleció pese a los intentos de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico, que le asistieron de mientras permanecía en el interior del vehículo.

Según informó el Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias, el aviso fue recibido a las 11.50 horas. En él se informó de que el camión se había salido de la vía quedando inmovilizado en una finca cercana a al carretera. También, que el conductor del turismo se encontraba atrapado en su interior. Tras la llegada al lugar del suceso de los servicios de asistencia sanitaria (SAMU), desplazados desde Avilés, estos tan solo pudieron confirmar la muerte de su ocupante. La víctima tuvo que ser excarcelada por efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), con base en el parque de Avilés. Esta brigada tuvo que cortar una parte del vehículo para acceder al interior y poder así rescatar al ocupante ya fallecido.

Varias dotaciones de la Guardia Civil se desplazaron a la zona del siniestro para organizar las labores de ordenación del tráfico mientras se llevaron a cabo los trabajos de acondicionamiento de la vía por parte de una dotación del servicio de mantenimiento de carreteras del Principado. La circulación al tráfico quedó restablecida pasadas las 13.30 horas.

Esta vía, entre Gijón y Avilés, mantuvo un alto nivel de siniestralidad hasta hace dos años, momento en el que se procedió a la renovación de su firme y a la modificación de la señalización. Estas medidas contribuyeron a la reducción de los numerosos accidentes causados, en su mayor parte, por el exceso de velocidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos