El fallecimiento del catedrático Juan Ventura enmudece a la Universidad

Juan Ventura, en una imagen tomada en septiembre en la Facultad de Economía y Empresa. / LORENZANA
Juan Ventura, en una imagen tomada en septiembre en la Facultad de Economía y Empresa. / LORENZANA

Un cáncer de esófago diagnosticado hace poco más de un mes acabó a los 63 años con la vida del director de la cátedra de Emprendimiento

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La Universidad vuelve a estar de luto. En el día en que en Gijón se despedía al catedrático de Historia e Instituciones Económicas Moisés Llordén, en Oviedo se producía la muerte de otro querido y respetado catedrático, Juan Ventura, a los 63 años. Fue el suyo un fallecimiento que dejó a muchos en shock. Porque solo los allegados conocían que hacía poco más de un mes que se le había diagnosticado un devastador cáncer de esófago.

«Una persona entrañable para todo el mundo, cabal, serio, buen compañero», Juan Ventura, nacido en La Puebla Larga (Valencia), se licenció en Economía por la Universidad de Oviedo en una de las primera promociones que, en la década de los 70, salió de la facultad de El Cristo. El mismo centro en el que, en 1980, inició su carrera como docente. Primero como profesor de Teoría Económica, en el Departamento de Economía, y posteriormente en el de Organización de Empresas, donde obtuvo la cátedra y del que llegó a ser director durante ocho años.

Toda su vida académica estuvo ligada a la institución académica asturiana, salvo un periodo de tres años en que ocupó la misma cátedra en la Universidad de León.

Por su trayectoria y su perfil integrador, Santiago García Granda -para quien había trabajado en las últimas elecciones al Rectorado- lo eligió para dirigir la Cátedra de Emprendimiento puesta en marcha con el apoyo económico de Capgemini y Caja Rural de Asturias y que fue presentada a finales del pasado mes de julio. Se encontraba inmerso en el trabajo de campo necesario para llevar a cabo una radiografía del emprendimiento en el Principado cuando le detectaron la enfermedad y debió ingresar en el HUCA. El diagnóstico supuso un auténtico mazazo para una persona que, dicen quienes fueron sus compañeros, «era todo salud». De hecho, «jamás tuvo un achaque». Y que, ya con dos hijas mayores, «hacía planes de futuro con su mujer», María Jesús García de la Fuente, también economista y quien recientemente se había jubilado en el Hospital Central.

En contexto

La capilla ardiente de Juan Ventura quedó instalada ayer en la sala número 10 del tanatorio de Los Arenales, en la capital asturiana, por donde pasaron numerosos amigos y compañeros de una Universidad enmudecida por su repentina muerte. El funeral se celebrará esta tarde, a las seis, en la basílica de San Juan El Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos