La falsificación de la firma de Alberto Pérez Cueto es «clamorosa»

ELCOMERCIO.ES

«La acusada, con el exclusivo propósito de enriquecerse a costa de las arcas públicas, obró a espaldas de sus superiores». Es lo que la sentencia dice de Marta Renedo, a quien afea sus intentos de implicar a sus consejeras y directores generales. Respecto al último que tuvo, Alberto Pérez Cueto, encuentra «clamoroso» que su rúbrica fue falsificada. En unos expedientes, la maquinación se le imputa a la funcionaria. En otros se dice que o fue ella «o alguien a su instancia». Como al final el dinero iba a sus cuentas, resta gravedad a esa posible existencia de colaboradores, voluntarios o no.

Fotos

Vídeos