La familia del reo 'resucitado' critica que «estaba solo en la celda pese a sus suicidios fallidos»

R. M. GIJÓN.

Gonzalo Montoya, preso al que tres médicos dieron por muerto el domingo 7, pasó un fin de semana difícil en la UCI. Sufrió dos recaídas y momentos de nervios que obligaron a los sanitarios a intervenir, según su familia. La noche del sábado «estuvieron tres horas sacándole líquidos; los riñones todavía no funcionan bien», detalla su mujer, Katia Tarancón. «Parece que va a seguir aquí», indica.

Montoya tiene condena hasta agosto, por dos robos con fuerza y un hurto. «Se había intentado suicidar dos veces antes, y a pesar de eso estaba solo en la celda, con una bolsa de pastillas que le habían dado los enfermeros para el fin de semana», indica Tarancón. El reo comunicó a los funcionarios al menos uno de esos intentos, hace un año. Lo habitual es aplicar el protocolo de prevención de suicidio, poniendo un preso de apoyo en la celda. El psicólogo y el médico revisan esa situación cada semana, y la revierten cuando creen pasado el peligro. Pese a las cautelas, entre 2013 y 2016 tres reos lograron quitarse la vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos