Una familia de socialistas y cazadores muy conocida en la zona

El autor de los disparos es hermano del actual concejal de Seguridad Ciudadana de San Martín del Rey Aurelio, Honorino Montes

M. V. LANTERO.

Situado a unos tres kilómetros del núcleo urbano de El Entrego, Lantero es una población pequeña donde la mayoría de sus vecinos tienen lazos familiares entre ellos. Una circunstancia que hizo ayer, si cabe, más doloroso asimilar la tragedia que se produjo en el número 33 de la localidad.

Las escasas casas, principalmente unifamiliares, se encuentran desperdigadas por el empinado valle y, tras el suceso, con ventanas y puertas cerradas. Nadie quería hablar de lo ocurrido. Muchos vecinos se acercaron a la casa, otros durante breves minutos no podían aguantar las lágrimas y mostraban la incomprensión sobre lo sucedido. Todos eran sabedores de la mala relación que el padre tenía con el fallecido desde hace varios años, pero nadie se esperaba que pudiese terminar en tragedia. Algunos se atrevían a explicar que el fuerte y violento carácter del hijo, y «sus continuos líos, no dejaban vivir a su padre, aunque de otra manera era buen chaval y la gente lo quería mucho, siempre estaba rodeado de amigos». Se da la circunstancia de que Felipe Luis Montes es hermano del actual edil socialista Honorino Montes Marcos, del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio, siendo a éste a quien hizo la primera llamada para alertar sobre lo sucedido.

Su otra hermana, Belén, regenta el bar del Centro Social del valle, por lo que al mismo tiempo es muy conocida y apreciada en la zona. Y su esposa, y madre del fallecido, María del Carmen, pertenece a la familia Delmiro, también socialistas de gran arraigo en el movimiento sindical y social del municipio.

Apellidos, ambos, muy significativos y respetados, en la familia socialista del valle del Nalón, y fundamentalmente en San Martín del Rey Aurelio, desde donde la familia recibió un gran apoyo durante toda la jornada. Todos coincidían en remarcar ayer el carácter comprometido de ambas ramas de la familia: «Siempre han estado ahí para todos los vecinos. Nadie puede decir nada malo de ellos, eso seguro», apuntaba ayer una de las personas que se acercaron hasta el domicilio familiar de los Montes Delmiro.

La localidad de Lantero se plegó sobre sí misma para arropar a esta familia, ante lo que sin duda consideran una «desgracia que nunca tuvo que suceder» y que les ha destrozado por completo.

Fotos

Vídeos