Dos familias asturianas, en el encuentro nacional de 'Erasmusbabies' en Madrid

El francés Lilian Mevel (de pie, a la izq.) y Elena Ruiz (a su lado, sentada), con sus dos hijas delante, y el alemán Frank (arriba a la izq., sentado) y su mujer Amaya (delante de él), con el resto de familias / C. E.
El francés Lilian Mevel (de pie, a la izq.) y Elena Ruiz (a su lado, sentada), con sus dos hijas delante, y el alemán Frank (arriba a la izq., sentado) y su mujer Amaya (delante de él), con el resto de familias / C. E.

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

30 parejas forjadas durante una estancia Erasmus, dos de ellas residentes en Asturias, se dieron cita ayer en Madrid para celebrar los 30 años del programa de formación. Seleccionados por la representación de la Comisión Europea en España, participaron en el encuentro de 'Erasmusbabies'. Niko y Erik, mellizos de cinco años, de madre ovetense y padre alemán, y las hermanas Emma y Maeva, de 10 y 6 años, de madre gijonesa y padre francés, fueron cuatro de los 38 niños y jóvenes nacidos en el seno de familias Erasmus.

Sus madres, Amaya Salinas de León y Elena Ruiz, disfrutaron de sendas becas en Berlín e Irlanda. La experiencia les cambió la vida. La primera, arquitecta, conoció en 2001 en la capital alemana a su futuro marido, Frank Morcke, informático. La segunda estudiaba Empresariales cuando, en 2002, durante el último año de carrera, se instaló en Tralee y conoció al francés Lilian Mevel, quien también estaba de Erasmus en esa ciudad irlandesa. La casualidad quiso que sus vecinos de apartamento fueran los amigos de Lilian. De ahí al amor, un paso. Pese a que ni ella hablaba francés ni él español.

Ambas parejas acabaron instalándose hace años en Asturias, donde nacieron sus hijos. Como el resto de familias reunidas ayer en Madrid, «son un vivo ejemplo de identidad europea, abierta y plural», en palabras del portavoz de la representación de la Comisión Europea en España, Dimitri Barua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos