El Comercio

Puertas abiertas al mercado internacional

Las participantes en la mesa redonda, ayer, en el Palacio de Congresos.
Las participantes en la mesa redonda, ayer, en el Palacio de Congresos. / J. R. NAVARRO
  • Asem organiza unas jornadas para pymes que buscan ampliar sus fronteras y nuevas oportunidades de negocio

Las pequeñas y medianas empresas de Asturias quieren abrir las puertas del mercado exterior. Irrumpir con fuerza ante suculentos nuevos clientes. Aunque en numerosas ocasiones no saben cómo o por dónde empezar. Por este motivo, la Asociación Empresa Mujer (Asem) organizó ayer en el recinto ferial la XII Jornada de Empresarios y Profesionales, enfocada en esta temática, y titulada 'Open Door, nuestro primer paso a la internacionalización'.

Hablar de globalización o internacionalización puede resultar confuso. Aunque lo cierto es que todo empresario quiere que sus productos sean conocidos y tengan una buena salida en el mercado. Y si traspasa las fronteras, mejor que mejor. No es sencillo, pero ayer la ponente Sandra Rodríguez se encargó de arrojar un poco de luz a este asunto. La empresaria asturiana forma parte -y es la única mujer- de la junta directiva de Continental, la compañía alemana conocida por la fabricación de neumáticos. Y en Berlín desarrolla su trabajo.

Para alcanzar la globalización, Sandra Rodríguez aconsejó seguir cuatro pasos para crecer poco a poco: comenzar con exportaciones directas, establecer subsidiarias en las que vender el producto, alcanzar acuerdos con productores del país para fabricarlo allí y, finalmente, establecer en el país elegido su propia planta de producción.

En opinión de la empresaria, no será sencillo, pero sí posible. Siempre que se tengan en cuenta varios factores. Las diferencias culturales a la hora de entablar negociaciones estarán presentes y, además, hace falta un importante respaldo económico para aventurarse en este tipo de proyectos. «Hay que prestar atención a las leyes de cada país, los contratos y la forma de cobro, porque existe riesgo de impago muy alto con determinados clientes», indica Rodríguez.

Macedonia de experiencias

Tras la visión aportada por la empresaria asturiana, las jornadas dieron paso a una mesa redonda cargada de experiencias personales. En ella participaron Inés González (Lla Group), Azahara González (Inttal), Olga Muñiz (Escuela Europea de Oviedo), Susana Sánchez (Banco Sabadell) y Javier Ignacio Tamargo (Asturex).

Inés González indicó que, México, por ejemplo, «es un país de oportunidades» y aseguró que «desde dentro, la imagen de la realidad socio-política es diferente a la que se ve desde el exterior». Un punto que causó cierto debate, ya que entre los asistentes al acto se planteaban las verdaderas posibilidades de emprender un negocio en México, siendo mujer.

La formación de los futuros trabajadores y empleados también es clave para alcanzar el éxito en la globalización. Olga Muñiz describió un perfil de trabajador muy completo, y también muy solicitado por las empresas. Entre esas competencias profesionales, lo primordial es querer salir fuera de España. Después están los idiomas, entre los que el inglés no suele ser suficiente. También se valoran las capacidades para negociar, el liderazgo, el trabajo en equipo y, por encima de todo, «ser capaces de resolver los problemas, porque en una empresa, surgen a diario».

Exportación asturiana

En referencia a las cifras en Asturias, Tamargo aseguró que la región alcanzó en 2014 «el récord de exportaciones, influenciado por las empresas que funcionan actualmente». Además, en los últimos años el aumento de las pymes «se incrementó en un 20%, que exportan más». Entre los sectores punteros se encuentra «el metalmecánico».

Finalmente, entre los subsectores que más crecieron se encuentran el de las nuevas tecnologías, el audiovisual y el de biotecnología. «Hace cinco años, solo había una o dos empresas, pero ahora hay bastantes más», indicó Tamargo. Unos negocios que ya llaman a las puertas, al otro lado de las fronteras.