«En 2016 vendimos una rueda de carreta por 4.000 euros»

Alejandro Silgado, en una de las casetas de la zona de coleccionismo. / DANIEL MORA
Alejandro Silgado - Más Que Coleccionismo

CHELO TUYAGijón.

Con tres años, cuando aprender a caminar, hablar y quitarse el pañal todavía es la principal ocupación, él comenzó a coleccionar. Su padre recorría toda España con un camión y le traía siempre un tebeo. Ahora, Alejandro Silgado (Langreo, 1955) tiene 70.000 por toda su casa. Una parte la muestra en la Fidma, donde con ‘Más Que Coleccionismo’ reúne curiosidades de 25 coleccionistas. Incluso organizarán estos días, por vez primera, un Campeonato de España de Rubik. Prueba oficial con notario incluido.

¿Qué pintan los Juegos Reunidos en la Fidma?

–(Risas) Los coleccionistas, desde Más que coleccionismo, es la segunda vez que venimos. El año pasado recreamos un fuerte. Este año, los juegos de mesa. La aceptación del público es muy buena.

¿Cómo se hace uno coleccionista?

–Yo empecé a los tres años. Mi padre viajaba en camión por toda España y me traía tebeos. Hoy tengo 70.000 por toda la casa.

¿Y la familia se lo permite?

–(Risas) Si solo coleccionara eso... Mi hijo mediano ha heredado la afición. Él colecciona cromos de fútbol.

¿Cuál es su joya de la corona?

–(Se echa para atrás) Buff... Es muy difícil. Tengo la primera edición del Aventurero, de 1939, un tebeo en el que salieron los primeros personajes de Flash Gordon y compañía. También tengo la colección del Capitán Trueno, la primera edición... A esta Feria, por ejemplo, traigo la única copia de una película original de Richard Lester.

¿El de Superman?

–Ese. En 1921 dirigió un corto de publicidad para la ONCE. Estoy en contacto con algunos directivos, que estuvieron en aquel viaje suyo a Madrid, y me dicen que nadie tiene ni un fotograma.

¿Espera el ‘cuponazo’?

–(Risas) No la vendo... Aunque si viene alguien con la cartera muy caliente...

¿Cuándo pasa de ser una afición a una profesión?

–Yo tengo otra profesión. Tengo varias tiendas de aceitunas en La Felguera. Lo que pasa es que los coleccionistas con los años nos vamos juntando con otros de la misma calaña (se ríe) y así surgen las asociaciones como éstas. Lo que más nos gusta es compartir, buscar, conocer.

¿No son frikis?

–Noo. El coleccionismo es cultura.

¿No habrá por aquí personas disfrazadas de personajes varios?

–(Risas) No, aquí venimos a mostrar productos originales, antiguos, exclusivos. Hay un coleccionista que trae obras de África. Tiene dos puertas de Senegal que valen 2.000 euros cada una.

¿Lo más caro que se ha vendido?

–En esta Feria todavía no sé. En la del año pasado vendimos una rueda de carreta, de las de madera, por 4.000 euros. Un turista se encaprichó de ella y se la llevó.

20.000 servilletas de papel

¿Los periódicos también son objeto de coleccionismo?

–Claro. La prensa tiene mucho interés. Aquí habrá toda la colección de la revista ‘Triunfo’, por ejemplo, o la de ‘Asturias Semanal’.

–¿Es difícil coleccionar papel?

–Mucho. Hay que tenerlo muy protegido, seco, en fundas especiales. Algunas página por página. Tenemos un socio que colecciona servilletas de papel. Tiene más de 20.000 y gasta muchísimo dinero en tener las piezas protegidas.

¿Los jóvenes son coleccionistas?

–Sí. Aquí hay una muestra de Playmobil y también tenemos juguetes de todas las épocas.

Y también organizan una cita para los expertos en Rubik.

–Gracias a Enol Mansilla, tendremos el primer Campeonato de España de Rubik que se celebra en Asturias. Será en la última semana de la Feria. Vendrán 50 personas de todo el país. Con notario y todo, porque es una prueba oficial. Hay una prueba incluso de montaje a ciegas.

Y no son frikis.

–Noooo. Es cultura.

Fotos

Vídeos