Los autónomos celebran su día aún «con mucho por hacer» en lo social

David Argüelles, Ana Concejo, Mari Paz Prado, Natalia Díaz-Ordónez, Ovidio de la Roza y Luis Díaz. / DAMIÁN ARIENZA

CEAT-Asturias premia a dos referentes, la restauradora Natalia Díaz y la dueña de Carrocerías Blanco, Mari Paz Prado, entre reivindicaciones «externas e internas»

AIDA COLLADO

La legislación «está mejorando». Punto a favor. El presidente de CEAT-Asturias, los autónomos integrados en la Federación Asturiana de Empresarios, ve con buenos ojos los avances normativos, aunque tenga claro que «las leyes, por sí mismas, no mejoran mucho la situación». Ovidio de la Roza sabe, también, que aún queda mucho por hacer para que las condiciones del autónomo puedan equipararse a las de otros trabajadores, «sobre todo en el aspecto social». Punto en contra. Ayer, el colectivo celebró con todas sus ventajas y desventajas su día en la Feria Internacional de Muestras. Una jornada que consagró al reconocimiento de dos perfiles «muy poco habituales en este tipo de premios». Una restauradora, Natalia Díaz-Ordóñez, y la propietaria de Carrocerías Blanco, Mari Paz Prado, fueron las galardonadas, con el objetivo de «dar visibilidad al esfuerzo de la gente anónima» y de que sirvan de «referencia y motivación para el resto de emprendedores».

España cuenta con la nada despreciable cantidad de tres millones de trabajadores autónomos. Muchos de ellos llegaron al colectivo empujados por la crisis, buscando una salida al paro. «Afortunadamente», reconocía ayer De la Roza, la cosas parecen ir mejorando y «es posible que en un mes tengamos una nueva ley» que, confía, servirá para salvar algunos de los obstáculos y mejorar sus condiciones de trabajo «sobre todo, desde el punto de vista administrativo, de acceso al crédito y de conciliación en el aspecto social».

El presidente de CEAT celebró la ayuda de 600 euros con la que el Principado apoyará a quienes ya se beneficien de la tarifa plana estatal. « Cuando se inicia una actividad de tipo empresarial, estas ayudas sirven porque los primeros años son todo gastos, sin ingresos». De cada cinco autónomos que inician la actividad solo dos superan los tres años. «Hay una alta mortalidad en el inicio de las actividades empresariales. Pero sigue mejorando el número de quienes pueden hacer su actividad de forma indefinida e, incluso, crear más puestos de trabajo», valoró De la Roza. Todo lo que sea ayudar a esos primeros años, aclaró, «será bienvenido».

No se limitó a las felicitaciones, también reivindicó, como cada año, una mejoría de las condiciones laborales. Pero esta vez, llamó la atención también de puertas para adentro. «El 80% de los autónomos estamos pagando la tarifa mínima obligatoria y yo siempre digo que las prestaciones vienen en función de los pagos», señaló. «Si para un trabajador pagamos más del 30% de su salario, para nosotros también deberíamos realizar cotizaciones superiores», invitó. No ya por la jubilación, sino para poder hacer frente a situaciones «que te pueden sobrevenir, como enfermedades o accidentes». Una reivindicación interna que, al tiempo, dijo, debe contar también con el apoyo de las administraciones públicas.

Curso de chapa y pintura

En la segunda edición del Premio al Empresario Autónomo del año CEAT distinguió a Natalia Díaz-Ordóñez, en parte, por pertenecer a un sector apenas sin representación, el artístico, y por su capacidad a la hora de buscar recursos «imaginativos y creativos». Diplomada en Conservación y Restauración de Bienes Culturales y con taller en Oviedo, Díaz-Ordóñez ha restaurado numerosas obras, tanto para particulares como para el Arzobispado de Asturias, el Ministerio de Cultura y diversos museos nacionales.

Sobre Mari Paz Prado recayó el galardón a la trayectoria empresarial. Una trayectoria, por cierto, que se sale de lo común. Fue su marido, José Manuel Blanco, quien fundó en 1968 Carrocerías Blanco. A su muerte, hace 14 años, Mari Paz dejó sus labores de ama de casa para ponerse al frente de la empresa. «De repente, me encontré con esto y decidí tirar para adelante, creo que por atrevimiento e ignorancia», bromeó ayer. Fue a cursos de chapa y pintura, dedicó infinito tiempo a su formación y logró llevar a buen puerto la compañía. Eso sí, como muchos en la sala, no puede permitirse el lujo de «marchar un mes de vacaciones» o «tener horarios». Mucho por hacer.

Fotos

Vídeos