«El belén que no se prepara en agosto no queda bien en diciembre»

Elvira Suárez, Plácida Novoa, Inés Menéndez y Ángel Valdespino.:: DAMIÁN ARIENZA/
Elvira Suárez, Plácida Novoa, Inés Menéndez y Ángel Valdespino.:: DAMIÁN ARIENZA

La presidenta de la Asociación de Belenistas, Plácida Novoa, destaca las ventas del estand

P. PARACUELLOS

«Mucha gente piensa que el belén es solo cosa de religión pero no es así», aseguró ayer Plácida Novoa para defender el trabajo que realiza durante todo el año la Asociación de Belenistas de Gijón que ella misma preside. «Es solo cuestión de tiempo que el belén sea proclamado bien inmaterial de la humanidad», precisó Novoa cuando resaltaba la importancia de esta típica decoración navideña. «Debemos luchar por la persistencia en el tiempo de nuestras tradiciones, porque sino otros vendrán y nos impondrán las suyas. Y esto no puede ocurrir nunca», señaló, mostrándose recelosa con la multiculturalidad.

En la asociación, aunque no todo sea religión, es un hecho que el belén es sagrado y los recién llegados no empiezan su aventura como belenistas lanzándose a la recreación de natividades. Primero tienen que pasar un período de formación: «A montar belenes se enseña», aseguró. Y tanto el tiempo, como la preparación son capitales. Lo justificó Novoa: «El belén que no se empieza a preparar en agosto no queda bien en diciembre». Las figuras también juegan un papel importante, pero los belenistas de Gijón tienen la suerte de contar con las obras de «los mejores artesanos de España. Nuestras figurillas han sido producidas en moldes de calidad excepcional».

Una de las novedades introducidas en el universo belenista para esta Navidad son las figurillas 'de palillos'. «No hay que confundirse, no es que la Virgen o San José estén hechos con palillos. Hace referencia a la técnica con la que se pintan a mano».

«¡Feliz Navidad!»

Pese a la belleza y la calidad de las figurillas están pensadas para «todo tipo de bolsillos», declaró la presidenta, y por eso la asociación se ofrece para la confección de palomares o viviendas -a escala belén- para quien las pudiera necesitar. «Más allá de vender belenes nuestra misión en la Feria es dar a conocer nuestra asociación porque, aunque este año cumplamos 59 años hay mucha gente en Gijón que desconoce nuestra existencia», afirmó Novoa. Tras hacer un repaso de sus «buenas ventas» durante la Fidma y lamentar la prisa con la que fue convocada esta comparecencia en la sala Mirador, exclamó un sonoro '¡Feliz Navidad!' al despedirse. «Porque para los belenistas es Navidad todo el año». A continuación, un cóctel en la cafetería del Palacio de Congresos remachó la jornada.

Fotos

Vídeos