Una de cada cinco personas padecerá cáncer de piel en su vida

Manuel García, Alain Fernández, Margarita Collado, Luis Barthe y José Manuel Lorenzo. :: FOTOS: ARIENZA/
Manuel García, Alain Fernández, Margarita Collado, Luis Barthe y José Manuel Lorenzo. :: FOTOS: ARIENZA

La AECC celebra por primera vez su día recordando el decálogo de la prevención

GLORIA POMARADA

Con una probabilidad de desarrollo de un 20% a lo largo de la vida, el cáncer de piel es el tumor que presenta una mayor incidencia y el responsable de mil muertes anuales en España. «Más de un tercio de los cánceres son de piel», señalaba ayer el dermatólogo Luis Barthe durante la ponencia 'Cáncer de piel y protección solar', organizada por Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). La entidad está presente en Fidma desde hace cuatro año, pero ayer fue la primera ocasión en la que contó con su propio día en la apretada agenda ferial. «Teníamos que estar aquí porque todavía hay personas que no saben que existimos, este es el mejor marco para difundir el apoyo que prestamos», sostenía la vicepresidenta de la AECC en Asturias, Margarita Collado. Su punto informativo se instala cada año en el pabellón del SabadellHerrero, que cede un reducto de su espacio «de forma gratuita y solidaria», indicaba Collado. La prevención es uno de los pilares en los que la Aecc fundamenta su acción, junto al apoyo a familiares. «Complementamos lo que la sanidad pública no resuelve», recordaba.

La jornada de ayer sirvió precisamente para responder a las inquietudes tanto de pacientes oncológicos como de los numerosos participantes que se acercaron a la ponencia de Luis Barthe. «El cáncer de piel ha aumentado exponencialmente por la radiación acumulada, ahora que vivimos más años», explicaba el dermatólogo. Entre los rayos que más afectan a la piel Barthe señala a los ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB). Estos últimos «penetran en la epidermis y provocan mucha quemadura», mientras que los UVA pueden llegar hasta la dermis. Los efectos nocivos van desde las citadas quemaduras o la insolación hasta la fotosensibilidad, el envejecimiento o la inducción de cánceres. En el caso de los melanomas, «el sol actúa en profundidad y daña las células». De este tipo de cáncer se registraron en Asturias 209 casos en 2015, último años con datos.

Revisión tras el verano

«La piel tiene memoria y una capacidad de reparación limitada», alertaba Barthe. No obstante, añadía, «la mayoría de los cánceres se puede evitar o tratar precozmente, con buenos resultados». La prevención en los tumores de la piel pasa tanto por evitar la exposición prolongada a la radiación solar como por el diagnóstico precoz, sin olvidar el uso de protección externa. «Sombreros, ropa, gafas de sol homologadas o filtros solares», enumeraba. A pesar de que Barthe apunta a que «se ve a menos gente quemada que hace unos años», el correcto uso de los fotoprotectores continúa siendo una pieza clave para proteger la piel por «prevenir los efectos negativos del sol». Un fotoprotector «debe cubrir frente a los rayos UVA y UVB» y aplicarse con mayor atención «a zonas sensibles como cara o escote», siempre media hora antes de la exposición, en abundante cantidad y con una reposición cada dos horas. «Hay que tener especial cuidado con los niños, su piel es más fina y tienen el sistema inmunológico menos desarrollado. Las quemaduras en la infancia aumentan el riesgo de melanomas», indicaba Barthe.

En cuanto a la marca del fotoprotector, el dermatólogo reconoce la existencia de «un aspecto comercial innegable», si bien la recomendación de los profesionales es la de adquirir la crema para el sol en farmacias por «dar más garantía». En todo caso, el protector solar es de obligada aplicación. «En Asturias la incidencia del sol es menor, pero no hay que fiarse de las nubes», aconsejaba otro de los profesionales presentes en la jornada, Alain Fernández. Evitar la exposición entre el mediodía y las cuatro de la tarde, tener en cuenta la altitud, adoptar medidas barrera como sombreros y ropa y evitar el abuso de las cabinas de bronceado forman parte del decálogo para mantener a salvo la piel. Tras la exposición del verano, los expertos recomiendan también ir pidiendo cita para la revisión anual. «El mejor momento es el otoño».

Fotos

Vídeos