«Competimos para batir récords del cubo de Rubik»

Concentración en la sala Mirador, en pleno campeonato del cubo de rubik.
Concentración en la sala Mirador, en pleno campeonato del cubo de rubik. / DAMIÁN ARIENZA

El torneo Asturias Open acoge a 30 participantes de toda España en una carrera por ser el más rápido en resolver el popular puzle

P. PARACUELLOS

«El cubo de Rubik vuelve a estar de moda», aseguró Enol Matilla, presidente de la asociación que acoge a los seguidores del puzle en el Principado: RubikAstur.

Es tal el auge delrompecabezas diseñado por Emo Rubik en 1978, que ayer aterrizó en la Feria de Muestras. En forma de campeonato que también durará todo el día de hoy. Matilla también es el organizador del Asturias Open, una competición en la que los treinta inscritos pelearán por introducir sus marcas pintando cada cara de un color en la clasificación mundial. «Competimos para batir récords resolviendo el cubo. Los mejores tiempos podrán competir en el torneo nacional», explicó Matilla mientras en las manos hacia girar su 3 por 3; es decir, tres piezas por lado. Hay quince categorías distintas en las que se puede competir, pero tienen que ver con variaciones del propio cubo o de la forma de resolverlo, no con la edad. «Hay cubos piramidales, llamados ‘Pyraminx’, otros que giran por las esquinas como los ‘Skewb’, de cuatro piezas por cara o de más de veinte. También hay modalidades de hacer girar el cubo con los pies, o con los ojos vendados», afirmó este joven de 22 años y graduado en ingeniería informática por la Universidad de Oviedo.

A ciegas

En el torneo el tiempo es lo importante: «No todo es saber como resolver el cubo, se necesita mucha destreza y compenetración ‘oculo-manual’. Si compites en la variante a ciegas también es clave la memoria».

Matilla solo lleva «‘cubeando’» dos años –ahora colecciona más de 55– pero ya organiza torneos como este valiéndose solo de su iniciativa y de la ayuda de la Asociación Española del Cubo de Rubik que les cede el material, como los cronómetros o los propios rompecabezas oficiales de competición diseñados especialemente para girar con fluidez y flexibilidad.

Matilla a la vez que organiza, compite y es juez. La comunidad del Rubik exhala cierto cooperativismo. Ya que participantes y jueces se turnan entre ellos.

Miguel Sánchez es el más veterano y forastero. Tiene 49 años y es de Valencia. Vuelve a la competición después de haber participado en el primer torneo de España cuando era tan solo un guaje. En las mesas los chicos practican hasta que les toque su turno. Juan Carlos tiene 19 años y empezó a ‘cubear’ hace tan solo cinco meses: «Lo hago por el ambiente y conocer gente. Al cubo le doy sobre todo en ratos muertos como cuando voy al baño». O Diego, que tiene 18 años y ha venido desde A Coruña. Él es más «‘tryhard’» –anglicismo de motivado– y aseguró que viene a darlo todo en la competición. Hoy se decidirá al ganador del torneo que ayer ostentaba Alejandro Rivero con 8.6 segundos empleados para resolver un 3 por 3.

Fotos

Vídeos