«El Desarme es insólito, una ciudad se vuelca en un menú»

Miguel Ángel de Dios, Adolfo Casaprima y Carlos Cristos. :: ARIENZA/
Miguel Ángel de Dios, Adolfo Casaprima y Carlos Cristos. :: ARIENZA

La cofradía ovetense solicita al Principado que los populares garbanzos con bacalao sean declarados fiesta de interés turístico

G. POMARADA

La leyenda contaba que el episodio del Desarme ovetense se había producido durante la hora de la comida, cuando el ejército carlista habría bajado la guardia, quedando expuesto a la ofensiva nacional. La versión sobre el origen de la popular jornada gastronómica carbayona fue ayer desterrada por el periodista y escritor Adolfo Casaprima. «Esa historia es una falacia que se inventó en la posguerra. En 1876 se retiraron las armas y eso fue festejado en toda España y también en Oviedo, pero con un hecho diferencial: en la comida no solo participaron los vencedores, también se festejó con los vencidos», explicaba en el 'cafetín' celebrado ayer en el estand de Oviedo en la Feria.

Desde aquellos remotos orígenes, la tradición de disfrutar de la comida del Desarme cada 19 de octubre se ha asentado en la capital asturiana como «una tradición carbayona». Fue en 1897 cuando los populares garbanzos con bacalao pasaron del cuartel a la ciudadanía, de la mano de una hostelera que promocionó el menú en los periódicos. «El éxito fue tal que entre 1905 y 1928 ese día era fiesta local y el Ayuntamiento publicaba un bando para que las empresas dejasen a sus trabajadores salir a comer el menú del Desarme», contaba Casaprima.

Con el único paréntesis impuesto por la guerra civil y posterior posguerra, los garbanzos con bacalao volvieron al calendario festival ovetense para quedarse. En 2012, la Cofradía del Desarme asentó definitivamente el menú a base de arroz con leche, callos y garbanzos con bacalao y espinacas en la hostelería de la ciudad. «Es un hecho insólito en España, no hay otra ciudad en la que toda la hostelería sirva el mismo menú y que 200.000 personas se vuelquen en una comida», valoraba Carlos Cristos, de la Asociación de Hostelería y Turismo de Asturias (Otea).

Por su parte, el presidente de la cofradía del Desarme, Miguel Ángel de Dios, recordaba el trabajo de difusión y la ampliación de la agenda en torno a la jornada del 19 de octubre, con toda una semana gastronómica y un acto institucional que este año se celebrará el día 21. «El menú del Desarme es parte de nuestra cultura, con buena comida hay armonía y eso es lo que queremos transmitir».

Ese es el motivo en el que la cofradía sustenta su petición al Principado de declarar al Desarme de interés turístico. «El acierto está en el menú popular y asequible. Turísticamente vemos que Oviedo está a reventar y por ello es un atractivo a potenciar», señalaba De Dios.

Fotos

Vídeos