«España es líder en la lucha contra el furtivismo en la pesca»

El presidente cameral Félix Baragaño; el secretario general de Pesca del Gobierno español, Alberto López-Asenjo; el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga; y el director general de Ordenación Pesquera del Ministerio de Agricultura y Pesca, José Luis González Serrano, en el estand del Principado. :: ARIENZA

López-Asenjo acerca los objetivos europeos de 'Crecimiento Azul'

GLORIA POMARADA

Un 72% de la superficie terrestre está cubierta por océanos, pero solo un 5% de la actividad económica procede de los sectores vinculados al mar. Potenciar las posibilidades de la acuicultura, la pesca, el turismo costero, la biotecnología marina, la energía oceánica o la minería submarina desde el respeto al medioambiente y «el empleo decente» son los objetivos de la estrategia Crecimiento Azul. El secretario general de Pesca del Gobierno, el gijonés Alberto López-Asenjo, expuso ayer en la Feria las líneas maestras de la iniciativa europea surgida hace cinco años con el fin de impulsar la llamada 'economía azul'. «Los datos son elocuentes, 5,4 millones de empleos dependen del citado sector, que genera un valor añadido de casi 500.000 millones de euros al año», aportaba en clave económica el presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño.

«La mayor potencialidad de crecimiento va a venir de la acuicultura», señalaba López-Asenjo. La evolución anual del sector, añadía, experimenta un incremento del 7%. Junto al impulso económico, la iniciativa incluida en la Estrategia 2020 presenta como ejes principales la lucha contra la pesca furtiva, la gestión del conocimiento y una igualdad de acceso entre hombres y mujeres. «Si tuviésemos igualdad estaríamos mejorando el PIB mundial en un 4%», indicaba el secretario general de Pesca. La senda socioeconómica avanza también hacia «nuevas medidas de apoyo económico para lanzar algunos proyectos novedosos, como energías renovables».

«Juntar proyectos»

En el ámbito regional, no obstante, perviven retos a resolver en la economía azul como «la autopista del mar, donde se vislumbra un horizonte de solución», así como «las necesarias conexiones en el cuadrante noroeste español, del Corredor Ferroviario con los puertos asturianos de Gijón y Avilés, lo que supondría una mejora de transporte de contenedores y de mercancía general», apuntaba Baragaño.

El desarrollo de la iniciativa de Crecimiento Azul pasa también por el conocimiento marino, abordado en la jornada celebrada en Fidma por Eduardo Balguerías, director del Instituto Español de Oceanografía. «Las investigaciones han pasado a poner en contexto la pesquería y garantizan el conjunto del sistema marino», señalaba. No obstante, recordaba, existen «necesidades no satisfechas, como las estructurales, metodológicas y normativas».

70% de basura en los fondos

Otro de los pilares de la estrategia se fundamenta en el cuidado medioambiental. Actualmente, «un 70% de la basura acaba en los fondos marinos», destacaba Paloma Rueda, directora del Centro Tecnológico del Mar. Al año, ocho millones de toneladas de residuos sólidos se vierten al mar, de los cuales más de dos millones corresponden a colillas, seguidas en el ranking por envoltorios, botellas y bolsas. «Debemos convertirnos todos en agentes ambientales, no solo depende de la administración».

El cambio social propugnado por la estrategia europea pasa en Asturias por entidades como Olas Sin Barreras, presente ayer en la conferencia. «Tratamos de fomentar la educación y la cultura y de acercar la felicidad desde el mar y los océanos», indicaba Pablo Campos, presidente de la ONG.

Fotos

Vídeos