«Gijón, Oviedo y Avilés tenemos problemas comunes y debemos ayudarnos»

Carmen Moriyón conversa con Ana Taboada ante el pabellón de Gijón en el inicio de la visita de la delegación ovetense. Junto a ellas, David Argüelles, Rubén Rosón y David Acera. Más rezagado, Álvaro Muñiz. :: FOTOS: JORGE PETEIRO

Carmen Moriyón y Ana Taboada refuerzan lazos entre sus gobiernos

ADRIÁN AUSÍN

Gijón y Oviedo ya no son lo que eran. Aquella virulenta enemistad de los tiempos de Gabino de Lorenzo, a un lado, y Vicente Álvarez Areces o Paz Fernández Felgueroso, al otro, son historia. El hacha de guerra se enterró con luz y taquígrafos en la pasada edición de la Feria de Muestras. Y ayer se repitió la escenificación con idénticos actores y un mismo mensaje: el de la cooperación y la lealtad pese a la diferencia ideológica de sus gobiernos. Así lo pusieron de manifiesto en el pabellón de Gijón tanto la alcaldesa Carmen Moriyón como la vicealcaldesa Ana Taboada en un cordial encuentro que vino a consolidar la siembra de 2016.

«Hoy día, Gijón, Oviedo y Avilés tenemos problemas comunes y nos tenemos que ayudar los unos a los otros. No queda otro remedio», subrayó la regidora gijonesa al término de su intervención. Cerraba así Moriyón el capítulo de intervenciones públicas abierto por la 'número dos' de la junta de gobierno ovetense, Ana Taboada, quien se había manifestado en idéntico sentido. «También diría, Carmen, con independencia de las diferencias ideológicas, que son importantes estos encuentros entre mujeres que ocupamos cargos públicos». Era el colofón a una visita guiada por el estand gijonés en la cual la comitiva ovetense -integrada también por el concejal Rubén Rosón y el coordinador político del grupo municipal de Somos, Rubén Acera- recibió las pertinentes explicaciones del hilo conductor del estand, que 'viaja' de la revolución industrial que transformó Gijón a la era actual dominada por las start-ups. De ello se encargaron la comisaria del pabellón, Henar Turrado, y el gerente de Gijón Impulsa, Rubén Hidalgo. La comitiva ovetense se mostró interesada en diversos aspectos del contenido expositivo en el ambiente distendido que marcó el recorrido, durante una media hora. Fue a su término cuando, en el turno de intervenciones, Taboada realizó también un balance de la marcha de la presencia ovetense en la Feria, donde han vuelto por segundo año consecutivo, tras diez de ausencia, con un presupuesto reforzado y una intensa actividad diaria.

Doblar visitas

«Es importante que estemos tras una década de ausencia. Oviedo no podía vivir de espaldas a su entorno. Supondría hacer de menos a nuestra ciudad y seríamos menos capital», reflexionó. Dicho esto, destacó que la apuesta de 2017, 'Oviedo Embruxa', «ha tenido una acogida importante, pues no deja a nadie indiferente». Hasta el punto, apostilló Taboada, de que empezaban con una previsión de alcanzar los 20.000 visitantes «y ya llegamos a 40.000, con la expectativa de alcanzar para el cierre los 50.000, lo cual supondría duplicar las cifras previstas».

Cuando finalice la Feria, Ana Taboada avanzó el propósito del Ayuntamiento ovetense de trasladar todo el contenido expositivo de su estand a la capital para aprovecharlo en otro tipo de eventos en una ubicación que, según sus previsiones, podría oscilar «entre Trascorrales o el Calatrava». En este sentido, recordó aprovechamientos como el del estand del Principado en la Expo'92 de Sevilla, actualmente en la entrada del Pueblo de Asturias.

«Un éxito de estand»

En su réplica, Carmen Moriyón consideró «importantísimo» que Oviedo estuviese en la Fidma. «Agradecí en 2016 su regreso y ahora agradezco su consolidación. Es un estand muy bien planteado, un éxito, y nos encanta que Oviedo 'embruxe' desde aquí», añadió.

La regidora gijonesa equiparó esta nueva actitud con el nuevo clima de cooperación entre ambos gobiernos aunque uno esté regido por Foro Asturias y el otro por un pacto entre PSOE y Somos. «Pese a las diferencias ideológicas, Gijón, Oviedo y Avilés cada día compartimos más problemas comunes y debemos ayudarnos unos a otros. No nos queda otra», subrayó.

El encuentro entre ambos gobiernos, enmarcado en la visita realizada por el equipo de gobierno de Oviedo al recinto, se inició con cierto retraso, en torno a la una y veinte de la tarde, al parecer, por problemas de tráfico de los visitantes. Se excusó Rosón por esto en el saludo inicial a Moriyón, así como también por su ausencia, la semana pasada, cuando el gobierno gijonés realizó una visita de cortesía al estand de Oviedo, al «no haber podido llegar a tiempo». Pasó por el estand casualmente el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Gijón, Aurelio Martín, con un sobrino y el encuentro derivó en un saludo amistoso 'a tres bandas'.

Las relaciones entre Gijón y Oviedo, de tradicional rivalidad, han encontrado, con la Feria por testigo, una aparente sintonía asentada ya desde el pasado año.

Fotos

Vídeos