«Gracias a vosotros se pueden abrir los quirófanos todos los días»

Foto de familia de los 37 'grandes donantes' y las tres entidades premiadas, junto a representantes políticos y de asociaciones de donantes. :: FOTOS: DAMIÁN ARIENZA

San Nicolás de Bari, Dxc Technology, Caixabank y 37 ciudadanos reciben un cálido homenaje «por sus grandes donaciones»

GLORIA POMARADA

Detrás de las 25.775 donaciones efectuadas en Asturias desde principios de año, se encuentran los rostros y las venas, de los treinta y siete «grandes donantes» y tres entidades homenajeados ayer en su día en la Feria. Procedentes de todos los puntos de Asturias, desde las grandes ciudades a pueblos remotos de Gozón, Piloña o San Martín del Rey Aurelio, estos asturianos han realizado ese desinteresado gesto de extender el brazo para compartir parte de su vida en más de medio centenar de ocasiones desde que alcanzaron los dieciocho años, edad mínima para comenzar a donar. «Empecé en cuanto cumplí la mayoría de edad, desde entonces sigo ininterrumpidamente», contaba la gijonesa Ana Isabel San José. En los últimos treinta y cinco años, ha realizado sesenta donaciones, a una media de dos anuales. «Menos alguna vez que tuve anemia, siempre voy a donar». Tres más, hasta un total de sesenta y tres, son las veces que Generosa Martínez, de Carbayín Alto, ha donado sangre. «Empecé porque vi que era importante», destacaba ayer tras recibir el diploma que la acredita como «gran donante».

Junto a las personas que donan de forma individual, ayer fueron homenajeadas dos empresas, Caixabank de Oviedo y Dxc Technology, de Avilés, así como la parroquia gijonesa de San Nicolás de Bari, por potenciar la donación entre sus empleados y feligreses. «En septiembre celebramos las bodas de plata de la iglesia parroquial, los mismos veinticinco años que llevamos colaborando en la donación. Y así seguiremos», afirmaba el párroco Fernando Fueyo. Además de la solidaridad, por sus venas corre la sangre rojiblanca, en plena ebullición a pocos días del inicio de la liga. «Volveremos, volveremos, oé, oé», proclamaba con ímpetu Fueyo en su discurso.

Con más sosiego recordó Jesús Daniel Salas, director general de Dxc Technology, su apuesta por implantar la donación en el seno de la compañía. «Mi abuela tuvo una operación y una donación salvó su vida. Meses después me hice donante y tuve claro que era una de las acciones que había que poner en marcha en la empresa», explicaba a la par que daba las gracias a la plantilla por «donar sangre, donar vida». Desde Caixabank, la directora de área de negocio de Oviedo, Marta Miranda, destacaba que la solidaria «es la parte más gratificante de nuestro trabajo, por retornar lo que recibimos a la sociedad».

Elogios de Del Busto

La deuda que Asturias tiene con estos cuarenta donantes y los miles más que cada año comparten vida, trató de verbalizarse en el acto conmemorativo de la Feria. «Demostráis la generosidad y la solidaridad, sin vosotros el sistema sanitario no sería posible. Gracias a vosotros se pueden abrir todos los días los quirófanos y realizar tratamientos oncológicos», valoraba el consejero Francisco del Busto.

«Dais lo más valioso, vuestra sangre», apuntaba Martín Manceñido, presidente de la Federación Española de Donantes de Sangre. «Es importante que la donación sea voluntaria, por respeto a la integridad del cuerpo humano, por la seguridad de la donación y para evitar la explotación», indicaba Marta María Mediavilla, directora de la Fundación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Gijón. «El objetivo es conseguir que un 3% de la población sea donante para lograr el autoabastecimiento», añadía.

Mismas palabras de agradecimiento expresaron, Manuel Ángel Santos, presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre del Principado de Asturias; Carmen Muñoz, directora técnica del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos; Faustino Valdés Cabo, presidente de la Federación de Donantes de Sangre del Principado de Asturias y de la Asociación de Donantes de Sangre de Gijón y Carlos Vigil Blanco, su homólogo en Avilés y Corvera. Por su parte Celia Fernández, presidenta de Cruz Roja Asturias, deseaba «que nadie pierda la vida por falta de sangre», a la par que manifestaba «seguir con la espina clavada de la gente joven». Un déficit que comienza a revertirse con la implicación de los más pequeños, como demuestran los 281 dibujos de veintiún centros escolares presentados al concurso 'Sangre, líquido de la vida', del que ayer se entregaron los premios.

Fotos

Vídeos