«Llevo 33 años viniendo cada día a la Feria. Y pienso seguir»

Pepe Díaz Solis, con su plato de productos Vallina. :: DAMIÁN ARIENZA
Pepe Díaz Solis, con su plato de productos Vallina. :: DAMIÁN ARIENZA

CHELO TUYA

El 10 de noviembre cumple 87 años. Lo dice el DNI, porque él no aparenta esa edad. También aparece en el carné como José Díaz Solís, aunque es Pepe para todos. Cuando se jubiló de la mina, comenzó a ir a diario a la Fidma. Y lleva ya 33 años así. Tiene sitio fijo en el estand de Vallina, donde come, merienda y lo que se tercie. No lamenta no tener pase (paga entrada diaria) ni invitación para comer. Lo que lamenta, y mucho, es que no verá acabar esta edición. El miércoles le espera su hija Puri en Murcia. Para la 62 edición, confía no faltar ningún día.

-Eso de venir a la Feria a diario, ¿es por una promesa?

-(Risas) No. Ye que me gusta. Antes de jubilame venía alguna vez, con la muyer, que en paz esté, pero como íbamos de vacaciones, veníamos poco. Al jubilame, ya viudu, decidí venir a diario. Tenía 54 años y voy a cumplir 87, así que llevo 33 años viniendo a diario. Y pienso seguir.

-87 que no aparenta.

-Es que para ser joven hay que tener espíritu. Hay quien se mete en el sofá a ver la tele y ¡se acabó el paisanu! ¿Usted sabe la vida que me da a mí ir a segar todos los días?

-Le da vida... ¿Y cansancio?

-No, el trabajo es salud. Mire las depresiones que hay por ahí. Trabajé en la mina, en La Camocha, 35 años, pero también toco la gaita, tengo huerta y prau. Mi consejo es trabajar mucho, comer bien y no fumar.

-¿Es comer bien zampar chorizo y lomo de Vallina a diario?

-Home, ho, ¿cómo me voy a poner malu por comer todos los días aquí? Si yo lo sudo. Vengo de segar toda la mañana. Me da pena este año, que no voy a poder quedarme hasta el final. Marcho el 16 pa'Murcia.

-¿Por qué?

-Porque tengo allí a la mi fía, Puri, con los nietos: Lucía, de 14, y Jorge, que cumple 13 el día 23. Por eso tengo que ir, para estar allí en el cumpleaños. El año que viene espero no perderme ningún día de Feria.

-Pero, en serio, ¿esto no lo consultó con el médico?

-¿Por qué? (Risas) No estoy chiflau. La Feria ye el viciu que tengo.

-¿Pero paga entrada cada día?

-Cuatro euros, ¿qué ye eso? Nada.

-Nada, nada... Y luego la comida.

-Sí, me gusta mucho el lomo de Vallina. En bocata me encanta. Vengo todos los años cada día.

-¿Le paga Vallina por la publicidad?

-(Risas) Jajaja, no solo no me pagan, sino que en junio les compré un jamón para llevar a Cabañaquinta.

-¿Vive en Cabañaquinta?

-No, vivo en Gijón. Allí tengo una casa. Y en Murcia, otras dos.

-Con ese poderío ya entiendo que pueda pagar la entrada a diario.

-(Risas) Trabajé 35 años en la mina y miré por el dinero. Allí ganamos mucho, otros lo gastaron por ahí y ahora no tienen ni pisu.

-¿Cómo ve la mina?

-Si volviera a nacer, volvería a la mina otra vez.

-¿No es duro?

-¡Qué va a ser duro! El trabajo no es duro nunca. El trabajo es sano.

-¿La mina buena para la salud?

-(Risas) Algunos llevaben la bota vino pa'la mina. ¿Sabes lo malo que era aquello? Me emociono cuando recuerdo al mi cuñau, llevaba tres meses casau con la mi hermana y murió en La Camocha. Yo solo tuve un accidente, me cayó una piedra y tengo tres puntos en la mano.

-Y a los que dicen que la mina de La Camocha llega baxo el mar...

-Mentira, no llega. Queda en Les Quintanes. Lo que hay es carbón. Por lo menos, para treinta años más.

-Pero si las minas se cierran...

-Ya. Pero el carbón está. No se trabaja porque no quieren los políticos.

-¿Visitó el estand de Hunosa?

-Sí, ya estuve y le dije al chaval que tienen una pieza mal puesta. Una trabanca está mal encajada.

-¿Qué le parece lo de Villa?

-¡Hostia! A Villa había que colgalu. Lo que tien que hacer ye devolver todes les perres. Si todos los que robaron lo devolvieran, España no estaría como está.

-¿Usted no era del SOMA?

-Yo no era de ningún sindicato.

-¿Se puede ser minero y no estar sindicado?

-(Risas) Yo estaba en el vertical.

-¿Usted era de la empresa?

-No, yo soy de la empresa y soy del obreru. Me gusta la seriedad, que la gente cumpla en el trabajo.

-Dice que toca la gaita.

-Sí. Aquí en Vallina armamos alguna fiesta alguna vez. Y cuando iba a los desplazamientos del Sporting también toqué. Ahora hay que subir a Primera. Incluso fui al Concurso de Tonada de EL COMERCIO.

-¿Así que esta no es su primera vez en el decano?

-No, esta ye la segunda. La tercera será la esquela (risas).

-Calle, ho. ¿Viene siempre solo?

-Bueno, tengo una compañera, Geli, pero no quiere venir tanto como yo.

-Me chivan que estuvo en el Xiringüelu de Pravia.

-Sí, ho. A mí me encanta estar con la juventud. Eso da la vida.

-¿Y tuvo lío con la Guardia Civil?

-No, ho, al Xiringüelu llevela. Y la invité a comer, que soy rumbosu.

-No digo lío con la novia, digo con la Benemérita.

-(Carcajadas) Aaaah, por lo del lío esi del demonio. No, nosotros ya habíamos marchado.

-Acabamos. ¿Pedimos a la Cámara y a Vallina un pase vitalicio?

-(Risas) No, lo único que pido ye salud pa'seguir viniendo.

Fotos

Vídeos