«Los niños deben ser ambiciosos para alcanzar su mejor versión»

Carmen Moriyón, José Ángel Caperán y Rubén González Hidalgo. :: FOTOS: DAMIÁN ARIENZA/
Carmen Moriyón, José Ángel Caperán y Rubén González Hidalgo. :: FOTOS: DAMIÁN ARIENZA

El psicólogo José Ángel Caperán receta el deporte de competición ante la «desidia»

GLORIA POMARADA

Campeonatos en los que la posición alcanzada no resulta determinante para obtener unos premios que se reparten entre todos los participantes o modelos educativos como el finlandés, con exámenes voluntarios, son una tendencia cada vez más habitual en pruebas infantiles y colegios. «Se tiene una visión negativa del hecho de poner a los niños a competir, cuando en realidad es algo que suple muchas carencias por el poco de tiempo que los padres tienen para imponer disciplina», explicaba ayer en la Feria el psicólogo José Ángel Caperán coincidiendo con el Día del Deporte, celebrado en el Ayuntamiento de Gijón con la presentación del proyecto Equilibria.

«Debemos enfocar a los niños a que sean ambiciosos, no tanto a que compitan con otros, sino a que logren la mejor versión de sí mismos», defendía Caperán. El psicólogo es firme defensor del deporte de competición para romper con «la desidia» que reina entre niños y adolescentes. «Todo niño necesita un objetivo, por muy irreal que suene y cambiante que sea. El deporte de competición enseña a conocer los propios límites y a plantearse objetivos, te posibilita un montón de oportunidades que actualmente los niños no viven en el día a día, como a ser capaces de resetear la frustración y extrapolar sentimientos. Que te deje tu novia es el mismo sentimiento de frustración que cuando pierdes un partido y no entiendes el porqué».

Detrás de los menores que se inician en el deporte está en muchas ocasiones la presión de los padres, que sueñan con que sus hijos se conviertan en los nuevos Rafa Nadal o Cristiano Ronaldo. «Hay padres que quieren un proyecto, vuelcan en sus hijos todo lo que ellos no han podido lograr», señalaba el psicólogo. A la primera plana han saltado en los últimos meses los casos de padres que, durante partidos de fútbol infantiles, llegan a encararse e incluso agredir a árbitros. «El trío niño, padres y entrenadores es fundamental para que un deporte sea educativo». En el otro extremo, exponía, están los niños sin ninguna presión a la que unos padres «hedonistas» no inculcan una cultura del esfuerzo. «Entre la orientación continua a resultados y el libertinaje absoluto actúa la psicología deportiva».

Retos para una vida activa

En el lado del tesón está el movimiento Equilibria, que hasta el 10 de septiembre reta a los gijoneses a emprender una vida más saludable a partir de ocho retos deportivos en distintos puntos de la ciudad. «Es un proyecto identitario, de como nos identificamos con una ciudad saludable, de como vamos a hacer investigación y de como nos acercamos a la vida activa», señalaba Rubén González Hidalgo, gerente de la entidad municipal Impulsa. El movimiento cuenta también con una vertiente económica ligada a las nuevas empresas locales presentes en el sector de la alimentación saludable, como son el Grupo Cares, La Cierva Verde, Neoalgae, Vitaevents y Zona Acrobática. «Buscamos mejor información de mercados, de los retos de la sociedad», apuntaba González Hidalgo. Las actividades de Impulsa culminaron con un taller de bailoterapia en el propio recinto ferial.

Fotos

Vídeos