«Pumuo te reafirma», destacan los universitarios de más de 50 años

Loli García, Francisco José Borge, Mari Ángeles Fernández y Pepe Pardo. :: ARIENZAAsistentes al acto universitario sobre los estudiantes de más de cincuenta años. :: FOTOS: DAMIÁN ARIENZA

El vicerrector Francisco José Borge aboga por «orientar» la institución a este colectivo creciente

GLORIA POMARADAGijón.

Qué es ser mayor es el interrogante que Francisco José Borge, vicerrector de Extensión Universitaria y Proyección Internacional, ponía ayer encima de la mesa ante un público que superaba ampliamente los sesenta. La respuesta: «Ser mayor significa hacerse valer y retomar los retos que no se cumplieron en su momento». Como un desafío se presenta el Programa Universitario para Mayores de la Universidad de Oviedo (Pumuo), presentado en la Feria con motivo del día destinado a las personas de mayor edad. En marcha desde hace quince años, Pumuo se orienta a estudiantes que superan los cincuenta años, independientemente de su nivel formativo previo, con el fin de completar conocimientos, alentar el gusto por la cultura, dotar de mecanismos de adaptación al cambio social y potenciar el asociacionismo. «Son los objetivos más puros y más bonitos, en los que la Universidad se siente más libre», valoraba María Ángeles Fernández, directora de área de Formación continua.

Con una esperanza de vida que supera los ochenta años en los países desarrollados y en una región como Asturias, que pasa por ser una de la más envejecidas de Asturias, «la Universidad tiene que estar orientada a esos estudiantes no tradicionales», señalaba Borge. Más cuando a la «segunda edad y media» -que no la denostada tercera edad- se llega en «plenas facultades», añadía Fernández. En el punto más alto de su desarrollo intelectual se encuentran Pepe Pardo y Loli García, alumnos de Pumuo. Pardo, estudiante de tercer curso, se matriculó en la Universidad para subsanar un error de juventud. «Yo me equivoqué en la carrera, quería hacer Historia», rememoraba. No solo humanidades, también asignaturas de ciencias de la salud, jurídicas, sociales o tecnología se encontró en el programa para mayores. «Cuando yo estudiaba la tabla periódica estaba en noventa elementos, ahora pasan de ciento veinte», bromeaba. Sugiere también la inclusión de la filosofía «para comprender los desmanes de los gobiernos. No tendríamos que gastar tanto en psiquiatras».

«La sociedad trata de apartarnos, pero esto nos anima a no quedar en casa y Whatsapp nos ayuda mucho»

Quedadas por whatsapp

Tras cinco años de 'carrera', García finalizaba este año sus estudios. «Fui a la expectativa, el primer año con poco tiempo por tener problemas familiares», contaba. Un lustro después anima «a no quedarse en casa. Vas conociendo más y más personas, Whatsapp ayudó mucho, estamos siempre poniéndonos de acuerdo para hacer cosas». Los estudiantes 'senior' cuentan incluso con su propia asociación y un coro. «La sociedad trata de apartar a los mayores. Tenemos que tener presencia en todos los ámbitos. Pumuo te reafirma», reflexionaba Pepe Pardo.

Fotos

Vídeos