Sillas de ruedas todoterreno para el ocio del discapacitado

Antonio Corripio, Eva Illán, Juan Carracedo y Álvaro Alonso, en el acto de ayer. / DAMIÁN ARIENZA

La empresa OnTrack presenta sus prototipos y el manifiesto del ocio inclusivo

P. PARACUELLOS

Se entiende el ocio como una experiencia humana y un fenómeno social que posibilita el desarrollo personal y como un derecho fundamental y universal. Esta es la mentalidad de OnTrack, la empresa que desarrolla modelos de sillas de ruedas que permitan a las personas con movilidad reducida y discapacitadas hacer uso de este derecho. Defendieron ayer el manifiesto por el denominado ocio inclusivo el director de Ontrack, Juan Carracedo, en el stand de la empresa en la Feria de Muestras, rodeado de las sillas de ruedas de última tecnología expuestas. Lo más llamativo son los rodamientos de oruga, que recuerdan a los de un tanque y que permiten a su usuario moverse por cualquier tipo de terreno; también son anfibias. El último modelo permite al usuario incorporarse en posición vertical.

El manifiesto se trata de una versión del 2014 revisada del Manifiesto por un Ocio Inclusivo promovido en el 2003, Año Europeo de las Personas con Discapacidad. Ha sido confeccionado por profesionales del sector del ocio y del ámbito de la discapacidad como la propia OnTrack. El objetivo, plasmar en un solo documento las necesidades de las personas con discapacidad para poder disfrutar del ocio gracias a unas demandas fruto del consenso de especialistas.

El documento defiende un entorno inclusivo, pero «en tiempos de crudos y recortes, cuando las administraciones públicas no pueden hacerse cargo» es la empresa de Carracedo la que decide tomar la iniciativa con sus prototipos. «Una de las claves para entender el ocio inclusivo es asumir la diferencia como un valor -explica el manifiesto- buscar el enriquecimiento en la diversidad».

Solicitan la eliminación de las barreras arquitectónicas en el acceso a todas las caras del ocio; la cultura, la recreación, el turismo o el deporte. También defiende la creación de programas y agencias en pos del ocio de las personas con discapacidad, y supervisadas por personas cualificadas para ello.

El manifiesto define a las personas con discapacidad como un grupo heterogéneo pero que ha de tener las mismas oportunidades que el resto de la humanidad. Si se quiere un futuro distinto al actual en el ocio, hay que ser capaces de sentir, pensar y hacer desde, para y con todas las personas», concluye el texto.

Elogios de Illán y Corripio

Antonio Corripio, uno de los miembros del comité ejecutivo de la Cámara de Comercio aseguró durante el acto de presentación del manifiesto de ayer que el recinto de la Feria de Muestras es todo un ejemplo de como se debería llevar el documento a cabo. La concejala de Bienestar Social, Eva Illán, también alabó el trabajo de la Cámara en este aspecto y resaltó la importancia de las sillas de ruedas adaptables que permiten a las personas con discapacidad incorporarse ya que les permiten realizar actos cotidianos que para ellos tienen mucho valor.

Respecto a esta silla, el propio Carracedo recordaba la cara de emoción de una persona con discapacidad que puedo moverse en ella en posición vertical. «Cómo se notaba que recuperó por unos instantes la sensación de libertad», añadió.

Fotos

Vídeos