La silueta femenina, más visible que nunca en el mundo del arte

Montse López, Eva Pando, Pedro López, Antonia Álvarez, Alfredo Fernández y Carmen Moreno. / D. ARIENZA

Seis mujeres dedicadas a la creación hablan acerca de la brecha de género

ANA SOLÍS

Arquitectura, escultura, pintura, música, danza, literatura y cine. Siete artes en las que el ser humano es capaz de demostrar lo que sabe hacer manifestando sobre su cuerpo, sobre el papel o sobre cualquier otra superficie la creatividad que aguarda dentro de su mente, así como la pasión que siente por su oficio. Pensar en los máximos exponentes de estos oficios es pensar en nombres como Gaudí, Miguel Ángel, Picasso, Lorca o Spielberg. Que en ese ejercicio de memoria haya lugar para mujeres ya es otra historia. Porque sí, la historia siempre ha guardado un lugar demasiado pequeño y demasiado escondido para las mujeres. Malvadas como nadie y sin dotes artísticas demasiado relevantes. Bellas desconocidas y simples majas desnudas a la sombra de educados caballeros. Por eso, y porque cada vez hay más conciencia del pasado artístico sobre el que nos asentamos, ayer en la Sala Mirador de la Feria de Muestras se hizo un reconocimiento al papel de la mujer en el mundo empresarial, desde la profesionalidad e influencia que estas tienen en en el mundo del arte, dedicándoles la XIV Jornada de Empresarias y Profesionales que cada año se organiza en la feria, con 'La mujer y el arte'. Artistas, de múltiples disciplinas, que han sabido hacer de su talento su oficio y su forma de vivir. Sus testimonios constituyeron la combinación perfecta de la mañana.

«Mujeres generosas que nos van a regalar su tiempo y enseñanzas». Con esas palabras de la presidenta de Asem (Asociación Empresa Mujer), María Antonia Álvarez, comenzaba la inauguración. Junto a ella, Eva Pando, Montserrat López, Pedro López, Alfredo Fernández y Carmen Moreno, de la Unión de Comerciantes de Gijón. Esta última añadió: «Tenemos que conseguir que sea equivalente la presencia de la mujer a la importancia que estas tienen en su trabajo».

El espejo del futuro

En el acto se destacó la profesionalidad y el talento independientemente de si de un hombre o una mujer se trata, porque lo que hoy reconocemos y valoramos «será el espejo de todas las posteriores generaciones», como recalcó Montserrat López, concejala de Cultura, y la formación es elemental para el futuro y el desarrollo social. Mención especial de la gijonesa Rosina Gómez Baeza, quien estuvo durante veinte años al frente de la feria internacional de arte contemporáneo, ARCO, además de ser galardonado con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en el año 2009, para dejar algo claro: Gijón está de parte de la cultura, porque apoyar la creatividad es esencial.

Una vez finalizada la inauguración, llegó el turno de Karin Ohlenschläger, directora del centro de actividades de la Universidad Laboral, y su ponencia sobre 'Artistas transgresoras a partir del siglo XX'. La alemana, nacida en Hannover hace 58 años, crítica y especialista en arte contemporáneo y nuevas tecnologías, empezó revelando los alarmantes datos existentes sobre la representación de las mujeres en exposiciones internacionales -25%, peores si cabe si se fija la atención sobre España -apenas el 5%-. Chocantes a la vez, puesto que hay un porcentaje mayor de licenciadas en las diferentes disciplinas artísticas que son mujeres.

Después continuó con un repaso a las imágenes que sirvieron de punto de inflexión para cambiar el arte como antaño se conocía. Arte, en mayúsculas, de aquellas que se atrevieron a demostrar el valor que escondían. A través de su entorno, su cuerpo, su sexualidad o, incluso, con dispositivos tecnológicos. «Reacciones violentas para reflejar la violencia estructural del sistema y de la sociedad contemporánea», como explicó Ohlenschläger, entre los que resonaron nombres como Frida Kahló o Yoko Ono, ambas grandes artistas que, en muchas ocasiones, son conocidas por sus romances con otros artistas contemporáneos y no por la importancia de sus trabajos.

El debate

Por último, mesa redonda: 'Mujeres artistas en diferentes ámbitos', moderada por Natalia Alonso Arduengo, gestora cultural, crítica y comisaria independiente. Ella en el centro. Carmen Castillo, Nuria Fernández y Marisa Vallejo, a su izquierda. Beatriz Díaz, Paula Bongo y Carmen Cantón, a su derecha. Todas asturianas, todas artistas autónomas, que han sido capaces de sacar adelante su trabajo saltando las piedras que continuamente se presentaban en su camino. Muchas también madres, un plus de responsabilidad y compromiso.

El broche final lo puso Paula Bango, quien animó a todos los asistentes a que siguieran el ritmo que ella marcaba con su palmas y toques en la rodillla, para fomentar la creatividad, porque al final, esa es la esencia del arte.

Más noticias

Fotos

Vídeos