«O lo tiras por una ladera o no lo vuelcas»

Parece un vehículo militar, pero su uso está abierto al medio rural. :: FOTOS: DAMIÁN ARIENZA

A los todoterrenos de ocho ruedas solo les falta dominar el aire

P. PARACUELLOS

En la Feria de Muestras es bien sabido que se puede comprar y encontrar casi cualquier cosa, desde sartenes hasta coches. Y al final, entre tanta oferta, una muy buena opción para distinguirse de la competencia parece la innovación y el mundo de la automoción tiene su equivalente a las sartenes en las que' no se pega la leche quemada'. Se trata de los siete vehículos todoterreno expuestos en el estand de Argo Ibérica. Con ocho ruedas por banda y motor de combustión a toda máquina cruzan el agua, la tierra y solo les falta volar. Al menos por ellos mismos. El representante del estand y director general de la compañía, David Gascón, asegura que pueden saltar perfectamente desde un avión y aterrizar intactos solo con la ayuda de un paracaídas que amortigue la caída de sus más de mil kilos. «O por lo menos este es el propósito que le quiere dar la Unidad Militar de Emergencia a las veinte unidades que les hemos vendido», precisa sonriente.

Aunque su producto puede que sea el más particular en lo que a motor se refiere dentro de la Feria la técnica -y la táctica- de Gascón como vendedor de coches es inconfundible. Tal es el punto que aunque a uno no le guste mucho conducir y no tenga ni idea de qué hacer con un 'buggy' ocho por ocho anfibio pintado de camuflaje, según escucha a Gascón hablar, pues como que le empieza a entrar el gusanillo de montarse y pisar a fondo. Meter el trasto al mar después de cruzar la playa de San Lorenzo y haber bajado de un tirón la escalerona mientras suena el Surfin' Bird de La Chaqueta Metálica por la radio con Bluetooth que puede incluir como extra. «Se crearon para ser divertidos», sentencia, sonriente, «pero no para meterlos al mar». Su especificación es para aguas tranquilas, veáse ríos con poco caudal, charcas, pantanos o lagos privados. Porque, aunque el modelo más modesto cuesta 9.000 euros sin extras, se intuye como requisito tener una parcela con agua en la que moverlo.

Moverse por el medio rural

«Nuestro modelo de cliente suele ser un hombre, de unos cincuenta años que busca una forma cómoda de moverse por el medio rural», explica Gascón, sonriente. Es fácil deducir el 'target' solo con fijarse en otro de los extras a la vista; un armero como el del modelo 'Frontier 8x8 S' expuesto -y vendido-, con su correspondiente carabina descargada apoyada en él. El ocio y el transporte son sus usos más extendidos, pero no la competición.

«Alcanza cuarenta kilómetros por hora en tierra y cinco por el agua; en la velocidad es lo único en lo que puede superarlo un quad. Ojo, no lo digo por criticar a los que venden quads aquí, es que es así», matiza sonriente. La estabilidad también es otra de sus cualidades. «O lo tiras por una ladera o no lo vuelcas». Puede pivotar sobre su propio eje, cruzar zanjas de un metro de anchas y empujar una tonelada de peso.

Todo esto complementado con un nivel de personalización que llena un catálogo de 50 páginas. Hasta unas orugas que recubran las cuatro ruedas de cada lado con las que el simpático ATV empieza a parecerse a un tanque de bolsillo.

¿Con ametralladora?

«¿No se le podrá poner una ametralladora ahí atrás?», bromeaba un paisano que pasaba por ahí. «Cómo que no, cuando termine con los periodistas pase por el estand y se lo enseño», se despidió sonriente.

Fotos

Vídeos