Transinsa conduce sus ambulancias hacia la igualdad

Raquel Villa, directora de recursos humanos de Transinsa, durante su ponencia./
Raquel Villa, directora de recursos humanos de Transinsa, durante su ponencia.

La empresa recibe una mención especial por su plan pionero, que ha elevado a siete las mujeres en puestos de responsabilidad

G. P.

Son las primeras en llegar al lugar de los hechos para hacer posible la atención de los heridos, una finalidad que han aplicado también a la herida que supone la desigualdad laboral por cuestión de género. Transinsa, empresa concesionaria del transporte sanitario con un capital 100% asturiano, nació en 2004 tras la unión de cinco empresas familiares del sector. Cuatro años después de su fundación, la compañía se embarcó en la elaboración de su propio plan de igualdad, «uno de los primeros en desarrollarse», cuyo modelo «fue copiado después por otras empresas», explicaba ayer Raquel Villa, directora de recursos humanos de Transinsa. En ese momento, las medidas adoptadas se centraban en la conciliación y la redacción de una guía de lenguaje inclusivo.

Otro de los pilares de aquel pionero programa fue el análisis de la realidad de la empresa. «El plan visibilizó la inexistencia de mujeres en puestos de dirección y responsabilidad», indicaba la directora de recursos humanos. La situación se corrigió en 2011, y fue precisamente Raquel Villa la primera mujer en acceder a un puesto de dirección. «Soy el producto de un plan de igualdad», destacaba ayer. En el periodo comprendido entre 2008 y 2017, junto a Villa ha accedido a un cargo de dirección una compañera más y otras cinco ocupan cargos intermedios.

La empresa cuenta actualmente con una plantilla de 450 empleados, encargados de doscientos vehículos en los que realizan una media de mil servicios diarios. La distribución de los trabajadores por sexos es de 348 hombres frente a las «solo» 92 mujeres. Cifras que para Villa reflejan «el trecho que queda por recorrer». La «fórmula magistral» que guía a Transinsa es el «nada cambia si no cambiamos nada». «Nosotros lo hicimos con un plan de acción con fechas concretas», destacaba Villa, quien fija entre los objetivos de la compañía de «los ambulancieros de Asturias» lograr la paridad en plantilla entre hombres y mujeres.

Pacto social

Las acciones en materia de igualdad de Transinsa se han ampliado este año con la firma del pacto social contra la violencia sobre las mujeres, que se complementará con un plan de formación para todos sus técnicos de transporte. La actividad formativa de la empresa incluye también un primer curso de empoderamiento en la conducción que permita a sus empleadas «pasar de camilleras a conductoras», así como un seminario destinado a mujeres del ámbito rural. «Invito a todos a reflexionar sobre las acciones que se pueden tomar de manera individual para lograr la igualdad», zanjaba Villa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos