Fernández: «Mi Gobierno no dirá que Asturias está aislada ni incomunicada»

Javier Fernández, durante su intervención. / D. MORA

El presidente del Principado dice que «este gran escaparate comercial es un reflejo de la transformación» de la región

MARCO MENÉNDEZ

Javier Fernández, presidente del Principado, fue el encargado de inaugurar la 61 edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma), un «gran escaparate comercial y empresarial que es un reflejo de la transformación de Asturias». Y lo hizo tras repasar la evolución de la región en los últimos 40 años, incluida la Feria, «una parte obligada del calendario del verano de Gijón y de Asturias, un acontecimiento imprescindible incrustado en nuestra memora, el mejor escaparate de la evolución, las oportunidades y la esperanza ilusionante que ofrece la Asturias del siglo XXI».

Fernández tenía entre sus interlocutores a un representantes del Gobierno de España, como era Íñigo de la Serna, ministro de Fomento. No dudó en decir que «mi Gobierno no dirá que Asturias está aislada ni incomunicada. Las infraestructuras han mejorado notablemente. Ojalá podamos seguir haciéndolo de la mano, con el respeto, la cooperación y la lealtad que se deben las administraciones». Sí apuntó, no obstante, que «discrepamos sobre cuestiones importantes, como la variante ferroviaria de Pajares», por lo que dejó una píldora para el ministro: «Nadie mejor que yo reconoce la importancia de tener un presupuesto y en ocasiones supone hacer renuncias y de la necesidad, virtud».

El presidente asturiano hizo un repaso pormenorizado de los últimos 40 años de la región y lo hizo a partir de lo que consideró «una de las noticias extravagantes que sobresalen en la crónica del verano», como fue la exhumación de los restos de Dalí. Y aseguró al respecto: «Pensé en una de sus obras: 'La persistencia de la memoria', tan famosa por sus relojes blancos. Y ese lienzo, a su vez, me trajo a la Feria de Muestras».

«Como un monje budista»

Sí reconoció Javier Fernández la existencia de un grave problema en la región, como es el demográfico y el envejecimiento de Asturias. Por eso, se mostró expectante ante las propuestas del pacto demográfico que se presentarán en otoño y que espera «sirva para abrir una negociación que concluya con un acuerdo amplio sobre cómo abordamos en el presente el problema más decisivo para nuestro futuro».

Se mostró firme partidario del diálogo con todas las fuerzas políticas: «Les aseguro que puedo llegar a invocar el mantra del diálogo como si fuera un monje budista».

Fotos

Vídeos