Ana Pastor y De la Serna cortan la cinta a las cinco

Pastor y De la Serna, en el relevo en Fomento en 2016. :: EFE

Pese al doblete gubernamental, Javier Fernández será quien clausure

A. AUSÍN

Apertura a lo grande. Así arranca esta tarde la 61 edición de la Fidma. Con la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y el ministro que la relevó en Fomento hace apenas diez meses, Íñigo de la Serna, como grandes invitados del acto oficial. Ni los más viejos del lugar recuerdan algo así, un doblete que espanta definitivamente situaciones atípicas como la de hace dos años, cuando acudió un secretario de Estado, y supone un redoble de la apuesta del pasado, cuando acudió Fátima Báñez.

Se inaugura a las cinco en el salón de actos del Palacio de Congresos, mientras el público deberá aguardar a mañana a partir de las once de la mañana. Será el director de la Feria, Álvaro Muñiz, quien haga de maestro de ceremonias para ceder la palabra al presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño. Al anfitrión le seguirán la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón; el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna; la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor; que presidirá a su vez la mesa como la más alta autoridad; y, finalmente, el presidente del Principado, Javier Fernández. Cinco intervenciones que tampoco se recuerdan, pues normalmente la representación del Gobierno español corre a cargo de una única persona.

Finalizados los discursos, toda la comitiva oficial e invitados se trasladarán al Palacio de Revillagigedo, donde tendrá lugar el acto social habitual del Tendayu. Un cambio arbitrado con motivo de la exposición del histórico de la cartelería de las 61 ediciones de la Feria Internacional de Muestras de Asturias.

«Va a ser un éxito»

La nueva edición llega con vitola triunfadora. «Esta Feria va a ser un éxito total», subrayó Baragaño el pasado martes en la presentación de las grandes cifras de este año. Una vez más, llega con el recinto a pleno rendimiento y con un porcentaje de repetición del 90%. En los ciento sesenta mil metros cuadrados habrá dos mil expositores en más de seiscientos estands, donde trabajarán hasta 2.500 personas de forma temporal.

Entre las novedades, destaca por un lado la del aparcamiento disuasorio habilitado en la parcela universitaria de la Semana Negra, junto a Marina Civil, desde donde saldrán buses lanzadera gratuitos con una frecuencia que, aseguran, en ningún caso excederá los diez minutos.

Dentro del recinto, sobresale la presencia de Hunosa para celebrar su medio siglo de vida, el cambio de ubicación de la Universidad, la ampliación de Oviedo y Alimerka y la incorporación de Audi-Volkswagen a la ya de por sí amplísima oferta del sector de la automoción. En la retina, los 714.414 visitantes de 2016, el gran récord a batir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos