«Quien firmó que llegaron esos muebles no trabaja aquí», afirma un director de colegio

R. MUÑIZ OVIEDO.

Sigue la investigación sobre el supuesto fraude cometido en los colegios durante el último año y medio en el que la Consejería de Educación la dirigían José Luis Iglesias Riopedre y María Jesús Otero. Ambos fueron condenados en el juicio del 'caso Renedo', pleito que tras más de siete años de trámites no fue capaz de averiguar cuál fue el agujero generado a las arcas de Educación.

A ello se dedica el Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, quien está citando a decenas de directores a los que muestra las facturas y albaranes que la consejería pagó para, en teoría, equipar sus colegios e institutos. El miércoles le tocó el turno a cinco responsables y exresponsables de centros de Avilés y Cangas del Narcea. La mayoría aseguró que las rúbricas fijadas en los recibí no eran suyas, en algún caso el sello que acreditaba la falsa entrega ni siquiera era el del colegio. Uno de los testigos llego a advirtió que «la persona que aparece firmando la entrega es que ni siquiera trabajaba en este centro». Según dijo, era la de un funcionario ajeno al inmueble.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos