La Fiscalía archiva tres denuncias contra el Principado por la caza de cuatro lobos

Dos de los ejemplares del Centro del Lobo de Belmonte. /  E. C.
Dos de los ejemplares del Centro del Lobo de Belmonte. / E. C.

Acusaban a la consejería de un delito contra la fauna, otro contra los recursos naturales, prevaricación y furtivismo

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

La Fiscalía Superior del Principado de Asturias ha decidido el archivo de las diligencias de investigación abiertas a finales del año pasado después de que las entidades conservacionistas WWF, Coordinadora Ecoloxista d'Asturies y Asociación para la Conservación y el Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) denunciaran la presunta caza ilegal de cuatro lobos. También hubo particulares que denunciaron alguna de estas cacerías, pero el Ministerio Fiscal decidió aunar las investigaciones, que ahora archiva.

La primera de esas denuncias fue por la muerte de un lobo, el 1 de octubre de 2017, en la Reserva de Caza de Cangas del Narcea. Otro lobo habría sido abatido en Castropol, en una batida efectuada el 22 de noviembre. Finalmente, otros dos ejemplares fueron cobrados, en Teverga, el 9 de diciembre. Las denuncias acusaban a la Administración de sendos delitos contra los recursos naturales y la fauna, de prevaricación y de furtivismo.

La resolución de la Fiscalía no deja lugar a dudas, pues decreta el «archivo de las presentes diligencias de investigación al no revestir los hechos denunciados infracción penal».

Algunos de los hechos aportados por la Fiscalía para archivar el asunto pasan por la «ambigüedad» de la regulación asturiana sobre la necesidad de una autorización administrativa para este tipo de batidas, la existencia de un plan del lobo con la inclusión de datos e informes bianuales al respecto, o los planes de gestión de espacios protegidos que incluyen la extracción de algunos ejemplares.

Especialmente beligerante en este asunto había sido la asociación WWF, con una campaña de recogida de firmas para que el Principado paralizara cualquier batida para la extracción de cánidos. Los responsables del Principado están ahora analizando la resolución de archivo de la causa que propone la fiscalía y estudiará si adopta alguna medida al respecto.

Las entidades conservacionistas defendían que la densidad de lobos existentes en los montes asturianos no era tan alta como para justificar una actuación tan extrema como la organización de cacerías para abatir ejemplares. Es más, WWF había amenazado desde un principio denunciar aquellas batidas que se habían previsto en la zona oriental de la región, concretamente en Cabrales y Llanes, centrándose en la sierra del Cuera. De cualquier modo, en aquella ocasión los tiradores no lograron cobrarse ninguna pieza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos