Los flecos del Camino de Santiago

Recorremos la ruta jacobea de la mano de las asociaciones que la cuidan en busca de los puntos peligrosos y mal señalizados. La semana que viene se reúnen para afrontar las mejoras pendientes

Obona. El monasterio, a ocho kilómetros de Tineo en dirección a Navelgas. Sus accesos están en muy mal estado. /P. A. MARÍN ESTRADA
Obona. El monasterio, a ocho kilómetros de Tineo en dirección a Navelgas. Sus accesos están en muy mal estado. / P. A. MARÍN ESTRADA
PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA

Apoco más de cuatro años del próximo jubileo de 2021 y con la puesta en marcha en los últimos meses de 30 de las 80 medidas contempladas en el Libro Blanco del Camino de Santiago del Principado de Asturias, para las que se han destinado un total de 834.425 euros, las asociaciones de amigos del itinerario jacobeo valoran positivamente las mejoras emprendidas y consideran que el estado de las tres rutas que transcurren por nuestra región es, en general, bueno, aunque aún queden puntos por afinar. Algunos flecos por solventar. Igualmente optimista es la estimación en cuanto a señalización y red de albergues, tanto públicos como privados. La opinión generalizada es que, si se cumplen todos los objetivos marcados, vamos por buen camino ante las expectativas del ya cercano Año Jacobeo.

«En los últimos años la afluencia de peregrinos ha crecido exponencialmente y también la sensibilización social de las administraciones acerca de la importancia de este recurso cultural», afirma Alejandro Berrero, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Ribadesella. Como botón de muestra señala la cifra de pernoctaciones en el albergue de San Esteban de Leces: en torno a las 6.000 en el último año. Precisamente en el tramo que lleva desde la capital del concejo a Leces a través de la N-632, sitúa Berrero uno de los puntos que aún ofrecen dificultades por la ausencia de arcén en la carretera; un escollo que, asegura, «está en vías de solucionarse con la expropiación de una franja que amplíe la caja». El arreglo de otro punto de la ruta, el de Guadamía a la villa, en este caso dificultoso por las condiciones húmedas del terreno «ya está hecho, con buen firme y con materiales sostenibles», relata el responsable de la asociación riosellana, para quien «el Principado está trabajando bien de cara al 2021».

Ribadesella. Una de las zonas recientemente arregladas entre Guadamía y la capital riosellana, a la altura de la localidad de Toriello.
Ribadesella. Una de las zonas recientemente arregladas entre Guadamía y la capital riosellana, a la altura de la localidad de Toriello. / JUAN GARCÍA LLACA

Una cifra similar de pernoctaciones, e incluso algo superior, es la que maneja María Regla Rico, de la asociación Amigos del Camino de Santiago de Valdés: «Más de 6.000 en los dos albergues públicos el año pasado, y en 2017 todo indica que aumentó». Son cifras que desde esta agrupación con un cuarto de siglo de existencia traducen a una repercusión positiva en la economía local. «El peregrino contribuye al desarrollo, gasta en restaurantes, comercios y se han abierto bares-tienda en zonas rurales que benefician a los vecinos», argumenta; por eso considera «fundamental que los ayuntamientos no vean en las obras un simple gasto, sino una buena inversión a corto plazo». En cuanto a los proyectos previstos por el Principado para la zona cree que «se están cumpliendo y estos días se ha terminado de arreglar el tramo San Cristobal-La Venta de Querúas», aunque reconoce que el paso de los peregrinos por algunos tramos peligrosos de la carretera nacional sigue siendo «una dificultad» para la que buscan alternativas, como ya han hecho en la senda costera del Esva.

Positivo en su diagnóstico es asimismo el presidente de Amigos del Camino Astur-Galaico del Interior, con sede en Tineo, Laureano García, aunque con matices. «El estado del itinerario es bueno, pero mejorable ya que hay proyectos por ejecutar», algo que confía en que «se irá resolviendo si las cosas van al mismo ritmo que hasta ahora». Las deficiencias que existen: problema de señalización a la salida de Cornellana por las obras de la autovía, el terreno arcilloso del tramo El Pedregal-Tineo o entre Porciles-Ferroi en Allande, están aparentemente en vías de solución, como las mejoras del albergue de Borres. La asignatura pendiente es la rehabilitación del monasterio de Obona, uno de los principales enclaves jacobeos del occidente asturiano, hoy en estado ruinoso. El concejo ha notado también el incremento del número de peregrinos y lo que es más importante: «Se mantiene durante todo el año». Además «se ha notado un aumento de personas de otros países y con alto poder adquisitivo, que buscan alojarse en hoteles», detalla.

Oviedo. Los peregrinos tienen que seguir señales en el suelo de la plaza de la Catedral que muchas veces les pasan inadvertidas.
Oviedo. Los peregrinos tienen que seguir señales en el suelo de la plaza de la Catedral que muchas veces les pasan inadvertidas. / DANIEL MORA

Oviedo, la capital del reino de Asturias de la que partió la ruta a Compostela con Alfonso II el Casto como primer peregrino, sigue siendo el lugar de mayor afluencia en las rutas jacobeas que discurren por el Principado. José Luis Galán, presidente de la Asociación Astur-Leonesa de Amigos del Camino de Santiago, apunta el dato de 5.600 pernoctaciones en el albergue que gestionan dentro del Seminario Metropolitano. «Calculo que podría ser el doble la cifra global si contamos a quienes se alojaron en otros establecimientos y no digo ya los miles de personas que vienen a visitar la Catedral». Buena parte de éstos últimos acuden a la sede de El Salvador siguiendo la vía jacobea que parte desde León, atravesando el puerto de Pajares. «Es la que reivindica nuestra asociación por su carácter histórico y de ahí su nombre», explica Galán. El estado de la misma en la ciudad «es bueno salvo deficiencias de señalización en salida por La Florida, el tramo de La Losa a La Argañosa o en la calle Independencia, a la altura de la calle Cervantes», y en otros puntos del concejo, estaría bien que se adecentasen «los accesos a Olloniego, tanto en la subida al Picu Llanza como en la bajada del Padrún».

Señales . Las asociaciones y los propios peregrinos marcan con flechas amarillas la dirección allí donde hay carencias.
Señales . Las asociaciones y los propios peregrinos marcan con flechas amarillas la dirección allí donde hay carencias. / DANIEL MORA

El presidente de la asociación ovetense es optimista respecto al futuro del Camino en Asturias. «Contamos con la promoción mundial de la declaración de la Unesco, tenemos alicientes que no posee el Camino Francés y no está tan masificado como este», argumenta. Un optimismo ante el que muestra sus reservas José David Alonso, desde la agrupación de Amigos del Camino de Villaviciosa. «Corremos el riesgo de morir de éxito por falta de capacidad para alojar a muchos más peregrinos: hace solo un par de años que se empezaron a abrir albergues privados», sostiene. El concejo maliayo es uno de los que cuenta ya con varios de ellos. «En este momento hay cinco, y un hotel que se ha reconvertido en hospedaje de peregrinos, además del municipal», comenta Galán, para quien «haría falta otro albergue en Peón, porque el tramo desde Gijón es largo». Junto a esta carencia apunta otras mejoras: «Un punto conflictivo lo hay en Grases hacia Niévares, un paso peligroso por el tráfico y el puente de Amandi necesita un arreglo».

Pese a estas deficiencias puntuales, las asociaciones jacobeas consultadas aprueban la gestión que se está realizando para subsanarlas por parte del Principado y los ayuntamientos implicados. El Jacobeo de 2021 será el momento para comprobar si realmente se ha ido por buen camino.

Precisamente el próximo miércoles día 15, los representantes de las asociaciones se reunirán en Tineo para poner en común cómo van las mejoras en su zona y plantear las que queden pendientes al Gobierno regional.

Fotos

Vídeos