Fomento encarga las vías de la variante de Pajares y sus suministros por 84 millones

Boca del túnel oeste en Pola de Gordón, con la vía montada en ancho ibérico. En el centro, el carril provisional utilizado por las máquinas que lo montaron. /E.C.
Boca del túnel oeste en Pola de Gordón, con la vía montada en ancho ibérico. En el centro, el carril provisional utilizado por las máquinas que lo montaron. / E.C.

El viaje en tren a Madrid se reducirá en media hora este año. En 2020 se tardarán dos horas y 56 minutos desde Oviedo y tres horas y 21 desde Gijón | «Es el último gran proyecto que quedaba para hacer real la llegada del AVE», dice De la Serna

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Avance importante en la variante de Pajares. El Ministerio de Fomento licitó esta semana cinco contratos que elevan a 132,7 millones la inversión activada en lo que va de año. Desde que empezaran los trabajos, en el año 2004, la factura ha alcanzado los 3.425,7 millones. El principal encargo de esta última remesa es el montaje de las vías, una de ancho internacional en el túnel oeste y otra de ancho mixto o 'triple hilo' en el este para que circulación de los convoyes de mercancías. «Se trata de un paso definitivo y del último gran proyecto que quedaba por aprobar para hacer la realidad la llegada de la alta velocidad a Asturias», subrayó el titular del departamento, Íñigo de la Serna.

El ministerio destacó mediante un comunicado que está cumpliendo los compromisos adquiridos «sobre este proyecto fundamental para la comunidad». De seguir así, este verano el viaje ferroviario a Madrid se vería reducido en unos diez minutos, gracias a la activación del sistema de control de tráfico ERTMS en el tramo Valladolid-León. El siguiente hito llegaría a finales de año, cuando se espera terminen las obras que resolverán el 'fondo de saco' de León, esto es, una disposición de las vías que obliga al ferrocarril a efectuar una maniobra en la que pierde unos veinte minutos.

En el verano de 2020 quedaría culminada toda la variante de Pajares, aunque su uso comercial solo dependería de recibir las autorizaciones de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria. Cuando eso se produzca, el AVE llegaría a Pola de Lena, situándose los tiempos del viaje Oviedo-Chamartín en dos horas y 56 minutos, siendo de tres horas y 21 minutos desde Gijón.

Más información

Quince meses de trabajos

Las obras aprobadas en el consejo de administración de Adif Alta Velocidad el miércoles y en el Consejo de Ministros de ayer salen a concurso por un total de 83,7 millones. El montaje de vía en el tramo La Robla (León)-Campomanes (Lena) se oferta a un precio inicial de 36,2 millones (IVA incluido). El plazo de ejecución de los trabajos es de quince meses.

La tarea consistirá primero en levantar la vía de ancho ibérico montada a lo largo de 27 kilómetros de la vertiente leonesa, y por la cual el ministerio pagó a FCC y Acciona unos 9,4 millones. Dado que finalmente ese no es el ancho de vía elegido para el túnel oeste, los operarios levantarán los anclajes de uno de los carriles y lo desplazarán hacia el interior, para que queden fijados en ancho internacional. En el ancho ibérico (o convencional) los carriles distan a 1.668 milímetros, mientras que en el internacional (o estándar) las caras interiores están 233 milímetros más próximas.

Una vez dispuesta esa vía en ancho internacional, se prolongará en el lado asturiano. Para que eso ocurra, antes deberán emplearse a fondo los abogados de Adif y la empresa Acciona. Los primeros han de conseguir la rescisión del contrato que Dragados mantiene desde el año 2014 para montar una vía en ancho ibérico en esta vertiente. Hasta que eso no ocurra, la administración no puede adjudicar esta parte del trabajo. El miércoles se aprobó iniciar el expediente de resolución. Acciona, por su parte, debe culminar la plataforma del tramo Sotiello-Campomanes, misión que recibió en 2006 pero que sufrió diversos avatares al tropezar con una ladera abundante en deslizamientos del terreno.

La vía completa en ancho internacional estaría lista a finales de 2019 para comenzar las circulaciones de prueba. En paralelo a todas estas faenas, ya se habría iniciado el montaje de la vía de ancho mixto en el tubo este. Al requerir un carril más, el avance exige más tiempo y se calcula que terminaría a mediados del año 2020.

El paquete de contratos impulsado incluye 14,6 millones para el suministro de 100.000 traviesas monobloque, a utilizar en los tramos de superficie. En túnel la vía va embebida en una placa de hormigón. Para ello ha sido licitado por 12,6 millones un suministro de traviesas bibloque específicas para el ancho mixto. La producción y transporte de ambos elementos tiene un plazo máximo de ocho meses. Es de esperar que en las obras se aprovechen también las traviesas polivalentes que llevan años acopiadas cerca de Los Pontones y que finalmente no empleará la constructora Dragados. Por 13,7 millones sale a concurso el suministro de carril que se usará para instalar ancho mixto en León-La Robla, además de en la variante de Pajares. Para la entrega del material se conceden doce meses.

200 kilómetros por hora

Entre León y hasta Pola de Lena se colocarán nueve desvíos ferroviarios cuyo precio máximo es de 6,6 millones, con un año de plazo de entrega. Según el comunicado de Fomento, los aparatos de ancho mixto «permitirán circulaciones de hasta 200 kilómetros por hora por vía directa».

Se trata de un parámetro técnico cuyo resultado final dependerá de cómo se relacionen los desvíos con otros sistemas. El pliego de las traviesas bibloque por ejemplo exige que se dimensionen con capacidad para soportar velocidades de 350 kilómetros por hora en trenes con carga de 22,5 toneladas por eje, y de 160 en caso de servicios que lleguen a las 25 toneladas por eje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos